El convenio se firmó ayer en la Legislatura provincial, entre el programa “Quiero Ser, Quiero Estar”, coordinado por la diputada Mabel Pezoa; la Cámara de Mujeres Empresarias de Misiones, representada por Patricia Caramuto; y la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones, en la figura de la decana, Alicia Bohren. El programa, que dura seis meses y se dictará en la Biofábrica, abarca desde el cultivo hasta la venta de flores autóctonas de Misiones. Tendrá seis módulos, y se dictará en Posadas y Eldorado.

 

Pezoa relató el antecedente de la propuesta: “esta experiencia la hice en Santa Ana, y vi que quienes se iniciaron como neófitos en el tema hoy son productores y venden”, recordó.

“Eso me fue dando la pauta de que cuando las cosas se hacen con seriedad y responsabilidad, se ponen los recursos necesarios para el desarrollo y se genera su continuidad, seguramente que va a producir recursos económicos”, agregó.

Dijo que “como Estado, en todos sus espacios, tenemos la responsabilidad de crear y cuidar el empleo, y Misiones es una provincia demasiado rica para no aprovechar lo que tiene”.

Respecto de la temática del curso, contó que “apareció la posibilidad del mercado de flores porque Misiones produce pero no llega a ser un desarrollo turístico, entonces trabajamos con la Cámara de Mujeres Empresarias y presentamos este proyecto al Parlamento de la Mujer, y hoy aquí está concretado el sueño de muchas instituciones y personas”.

Para Bohren, “las condiciones ecológicas de la provincia generan un potencial enorme para la producción de flores, donde hay una cantidad de variabilidad”.

Dijo que el objetivo de la facultad y de la universidad es “contribuir con el desarrollo socioproductivo de la provincia, por eso vamos estar presentes en todos los proyectos que tiendan a fortalecer y mejorar la renta de todos nuestros productores”.

Caramuto explicó que desde la CAMEM van a “hacer el aporte de todo lo que signifique la comercialización y la experiencia en la asociatividad” y que van a “ayudar a los productores a que sus plantas y flores tengan rotación, y que cuando más puedan producir más puedan vender”.

“Esta bueno juntarnos para hacer un desarrollo económico importante, que en otros lugares produce muchos recursos”, finalizó.

Asistieron a la firma del convenio el presidente del Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial, Ricardo Maciel, el representante del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Octavio Ingaramo; el presidente de la Biofábrica, César Niklas, funcionarios y público interesado en la temática.