A los postres de una cena frugal, el gobernador Hugo Passalacqua le pidió a su gabinete que haya más compromiso en el trabajo en equipo y que todas las acciones se enfoquen en la contención social. Fue después de una reunión de gabinete en la que se delineó el escenario político y el marco de acción del Gobierno provincial en un delicado equilibrio con la Nación.

 

 

El encuentro, del que participaron todos los secretarios y ministros y en el que se presentaron a los nuevos integrantes del equipo de trabajo, tuvo como eje plantear las líneas de gestión del año, reforzar el concepto de austeridad dado el momento de crisis, y enfocar el trabajo en el área social para acompañar con políticas a quienes más lo necesitan.

El cumplimento del pacto fiscal y la necesidad de administrar bien los recursos para cumplir con las demandas, en momentos en que sólo Misiones alcanzó un acuerdo con los docentes para el inicio del ciclo lectivo, también fueron temas que formaron parte de la mesa.

Passalacqua dejó claro que el centro de toda la acción política debe estar en el compromiso social del Gobierno provincial. “El caracú de estas reuniones es justamente hacer, vincular, mirarnos, volver a reconstruir afectos. Volver a considerarnos una unidad, una unidad, partimentada por cuestiones administrativas pero que a la gente no le importa. La gente quiere vivir bien, decentemente, tener un trabajo. No sabe si la respuesta le va a venir del ministerio tal o cual. Ahí es donde radica una de las piedras angulares de la política, de quién es el sujeto de la política, es la gente”, argumentó el mandatario.

Después, recomendó “abordarla” desde todas las áreas de poder “con la mayor coordinación posible”.

El Gobernador señaló las metas en “un momento difícil del país”, entre las que enumeró ponerle candado a la grieta. “Nos está tocando gestionar en un momento histórico del país y hay que asumir con coraje, al que no le gusta ahí está la puerta”, advirtió.

“Esto es para guapos porque no hay otra forma entenderlo. Hacerlo requiere un trabajo de orfebrería, de ir y poner la jeta, creer en lo que uno está haciendo. Acá se dijo varias veces: Nos gustará más o menos el Presidente, nosotros somos un espacio distinto, de otro color político, pero esa concepción de unicidad el pueblo lo tiene que ver también, y el pueblo lo ve, lo dicen las encuestas. Estar relacionado con la Nación, de quienes repito: somos opositores, trabajando juntos por el sujeto histórico, es lo que le interesa la gente. La gente no se rasga las vestiduras ni por la Renovación ni por el PRO ni por nada, se rasga las vestiduras para poder comer al final del día y que el hijo vaya a estudiar,  por eso sí se rasga las vestiduras”, sentenció.