Lo afirmó este lunes el gobernador misionero al rubricar un acuerdo de promoción turística con su par, Juan Schiaretti, en la capital cordobesa. Los mandatarios recorrieron además la Manzana Jesuítica, símbolo del legado histórico que une a ambas provincias.

 

Al comenzar la jornada, el gobernador anfitrión recibió a su par misionero con una formación de guardia de honor, en la entrada del Centro Cívico. De allí, ambos mandatarios se dirigieron al monumento al brigadier Juan Bautista Bustos, primer gobernador Constitucional de Córdoba, donde se depositó una ofrenda floral.

Posteriormente, Schiaretti y Passalacqua recorrieron la Manzana Jesuítica. Allí, el sacerdote Ricardo Cravenna, administrador del lugar, guió a los mandatarios por sectores de la histórica manzana urbana ubicada en pleno centro de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000, que  comprende: la Capilla Doméstica, el Colegio Nacional de Monserrat, la Iglesia de la Compañía de Jesús, la antigua sede de la Universidad Nacional de Córdoba y la Residencia. También se encuentra el dormitorio en el cual descansaba el Papa Francisco cuando fue superior y docente de la Compañía de Jesús en esa sede pastoral.

El acto para la presentación del Destino Misiones fue en el Salón del Hotel Irigoyen, donde luego se firmó el convenio recíproco. En el texto del convenio firmado se destacan las condiciones actuales de conectividad aérea y terrestre, que posibilitan un acercamiento entre ambos destinos turísticos con beneficios a las comunidades locales, hermanadas por la historia jesuítica compartida, manifestadas en los vestigios tangibles e intangibles producto del paso de la Compañía de Jesús por Córdoba y Misiones (Argentina) en los siglos XVI y XVII.

Así es que ambas provincias ratifican las acciones conjuntas para el desarrollo turístico en el marco de la “Presentación del Destino Misiones en Córdoba: Dejá tu huella cordobesa en Misiones”.

“Hay una misma visión de país federal con el gobernador de Córdoba y eso ayuda muchísimo a que concretemos estas cosas. Hay una voluntad de trabajo en conjunto entre el sector público y privado”, remarcó Passalacqua al referirse al acuerdo. “Hace poco tiempo era inimaginable venir a Córdoba en avión. Era tremendo en término de costos y de tiempo. Hoy tenemos diez vuelos por semana entre la provincia de Córdoba y de Misiones. Es una tremenda cifra, con la misión de crecer.  Son 160 mil cordobeses los que veranean en Misiones y aspiramos a multiplicar esa estadística”, enfatizó el mandatario misionero.

También hizo referencia al efecto derrame que provoca el turismo, como promotor de empleo. “Yo tengo muchísima esperanza, que la gente tenga más puestos de trabajo. Que la gente viva mejor. Esa es la concepción que compartimos con el gobernador Schiaretti”.