El gobierno nacional, mediante la disposición 5/2018 de la subsecretaría de recursos hidrocarburíferos del Ministerio de Energía y Minería, autorizó a las empresas distribuidoras de gas licuado de petróleo (GLP)   a aplicar un incremento del 16,7% para las garrafas de 10  kilos desde el 1º de abril. Se estima que el precio final llegará a los $220 en las distribuidoras. En los últimos 12 meses el gas en garrafas aumentó un 61,3%. El ministro Juan José Aranguren adelanto en conferencia de prensa que en octubre se dispondrá un nuevo aumento con un techo del 15%.

 

El incremento fue autorizado a través de la Disposición 5/2018 publicada este miércoles en el Boletín Oficial con la firma de  Marcos Pourteau, el subsecretario de Exploración y Producción de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos. El funcionario estableció los denominados “precios máximos de referencia” para las garrafas de GLP de 10, 12 y 15 kilogramos, con valores que van desde la línea de fraccionamientos pasando por la distribución hasta el último eslabón de la cadena, el comercial.

 

El ministro explicó en conferencia de prensa que 8,1 millones de hogares en la Argentina tienen inyección de gas por red y 5,3 millones aún son abastecidos con garrafas de GLP. De esos 5,3 millones de hogares, unos 2,7 millones son  beneficiarios del Programa Hogar (entre los que hay jubilados y  quienes cobran la Asignación Universal por Hijo), por lo que reciben un tubo de GLP de 10 kilos con un subsidio del Estado.

 

La disposición también establece que la garrafa de 12 kilos  pasará a un precio de 234,57 pesos y la de 15 kilos subirá hasta  los 293,21 pesos, sin tener en cuenta el 10,5% del IVA o los  gastos de envío a domicilio.