El presidente, con las reuniones de este jueves, prácticamente desarmó los encuentros previstos en Chaco para mañana, eligiendo a Misiones para recibir a los gobernadores del NEA y sus gabinetes.

 

Es inocultable el interés de Macri por Misiones ya que es un gobierno opositor pero muy correcto que cumple la palabra y muy mostrable como símbolo de convivencia y madurez política, gesto que Cambiemos quiere mostrar como ejemplo al resto del país.

La visita presidencial de Macri a Misiones siempre es muy importante, pero en este caso se interpreta como una devolución de gentilezas de la Presidencia hacia el gobernador Passalacqua por la excelente relación de entendimiento y diálogo entre los gobiernos, a pesar de ser de diferente color político.

No se olvidan en Nación que por indicación de Passalacqua, los legisladores nacionales apoyaron las leyes y brindaron gobernabilidad a Cambiemos en los peores momentos, cuando los números de votos en el Congreso no le cerraban.

Macri se siente a gusto en Misiones y por eso apuró la reunión con los gobernadores acá, dejando solo temas protocolares para resolver este viernes  en Chaco.