Luego de que  se confirmaran los aumentos en el precio de los combustibles con la aplicación de los nuevos impuestos al combustible, la fría mañana del sábado llegó con nuevos precios a las estaciones de servicio.

 

En la YPF del centro posadeño la nafta súper pasó a costar $30.23, mientras que en Axion cuesta 10 centavos más ($30,33), en tanto en la Shell ubicada por calle Ayacucho no habían actualizado los precios (hasta la media mañana) y se mantenían en $28,99. El aumento promedio es cercano a los 2 pesos con la nueva tarifa basada en la actualización del impuesto a los combustibles.

En lo que va del año, las empresas aplicaron tres aumentos de precios en sus combustibles que acumularon un incremento en promedio de 18%, con variaciones según las marcas y los tipos de productos.

Desde el primero de enero rige la libre disponibilidad de las petroleras para fijar los precios de los combustibles en función de las variaciones de mercado, a pesar de lo cual el año pasado lograron incrementar en torno al 30% sus precios, varios puntos arriba de la inflación. De acuerdo al Ministerio de Energía, las ventas por bandera durante el primer cuatrimestre fueron del 55% para YPF, 22% para Shell, 12% Axion (PAE), 6% Pampa, mientras que el porcentaje restante está atomizado.

Ayer a través de un comunicado, la oficina que conduce Juan José Aranguren indicó que los nuevos precios en las pizarras de las estaciones de servicio llegan como “consecuencia de las negociaciones” encaradas con los Productores y Refinadores de petróleo crudo y comercializadores de naftas y gasoils en el país

De esta forma, desde este sábado 2 de junio los precios finales de las naftas y gasoils aumentarán hasta 5% y 4,5% en todo el país. Esta suba en los combustibles incluye el traslado a precios del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono del 6,7% dispuesto por la AFIP. Por otra parte, desde Energía indicaron que a partir de julio el aumento en los combustibles será de hasta un 3%.