El responsable del Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes de Misiones (CUCAIMIS), doctor Richard Malán (MP4197) remarcó que el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga”, es destacado a nivel nacional tanto en donación de órganos como en trasplantes. En este marco afirmó “en procuración de tejidos es el número uno en donaciones de córneas y está siempre entre los primeros diez en donación de órganos”. 

 

En relación a los trasplantes de células progenitoras hematopoyéticas CPH, conocido como trasplante de médula ósea, que se están realizando en el mencionado Centro Asistencial el profesional comentó “es un hito en la historia de salud de Misiones y de la región. Si observamos como están distribuidos los centros de trasplantes de CPH por arriba de Rosario y Córdoba, es necesario mencionar que no existen salvo el de Misiones, estamos trabajando a nivel Provincial, pero creemos que será un polo a nivel regional en todo lo que es la hematología de alta complejidad”.

 

 

Al tiempo que agregó “hace años soñábamos con esto porque era muy difícil dar respuesta a los pacientes. En estos casos de trasplantes los tiempos son cortos y hasta que lográbamos la derivación del paciente pasaba mucho tiempo, se trabajó mucho, con gran apoyo del gobierno de la provincia, sea en el desarrollo de infraestructura en el Hospital Escuela, la capacitación de los profesionales e incorporación de equipamiento. También en el banco de sangre que le da soporte al programa, hubo que hacer inversión en capacitaciones, recursos humanos, equipamiento y procesos, hoy todo esto se ve coronado con un programa habilitado funcionando”.

 

Finalmente, el doctor Malán explicó en que consiste un trasplante de CPH “se trata de un trasplante más simple que uno de órganos, es como una transfusión de sangre. Comenzamos con trasplantes autólogos, esto quiere decir que se quita las propias células sanas del paciente, mientras se concreta la quimioterapia para tratar la enfermedad, sea una leucemia, linfoma, mieloma, ante la ausencia de la patología maligna, podemos volver a infundir las células, que solas se van introduciendo en los huesos y desarrollarán una nueva médula ósea sana”.