El ministro de Turismo de la provincia, José María Arrúa, estimó que llegarán a las Cataratas del Iguazú cerca de 150 mil visitantes en esta temporada alta.

 

El turismo sigue siendo una de las pocas actividades en el país que mantiene su ritmo pese a los vaivenes de la economía.

En Misiones el último feriado del 9 de julio generó expectativas por el alto nivel de reservas en hoteles, en destinos como Iguazú, o Posadas, y dio inicio al recorrido de turistas por el país, después de un junio con poco movimiento.

“La baja de junio se sintió bastante, hasta principios de julio cuando empezó a aparecer el turista internacional”, afirmó el ministro del área, José María Arrúa.

Consultado sobre la conectividad y el trabajo que se realiza para sumar más vuelos en la provincia, algunos internacionales, el funcionario destacó la importancia que representa Iguazú para las empresas low cost, como el caso de la empresa chilena JetSmart, a la que el Gobierno nacional autorizó a explotar servicios regulares internacionales de transporte aéreo de pasajeros entre Chile y la Argentina, utilizando aeronaves de gran porte.

Entre las rutas que solicitó como prioridad la empresa figura Puerto Iguazú. “Todavía no se sabe qué ciudad chilena se unirá a través del vuelo con las Cataratas, en los próximos meses se firmará una carta de intención para acelerar todos los trámites, pero lo importante es que ellos ven a Iguazú como una oportunidad principalmente porque ven cómo creció Fly Bondi, que con cinco aviones tiene el 20 por ciento del mercado argentino”.

Por lo pronto, la ciudad de una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo se prepara para recibir en estas semanas aproximadamente 150 mil ingresos, lo que representa entre 7 y 8 por ciento más de visitantes que en 2017.

 

Economis.com