En la era Macri, la nafta súper aumentó 130 por ciento, mientras que la Premium trepó 146 por ciento en Posadas, una de las ciudades más castigadas por la política de “precios liberados” que implementó el Gobierno de la mano de Juan José Aranguren, el ex CEO de Shell y recientemente eyectado del ministerio de Energía. El aumento del fin de semana no fue el último: las petroleras aseguran que el precio sigue atrasado entre 20 y 25 por ciento en relación al dólar.

 

El precio de Buenos Aires de 29.5 o 30 pesos, equivale a 1.06 dólares, mientras que el promedio global es del 1.17 dólares. Misiones ya superó largamente a ambos, pero seguirá sufriendo el impacto de las subas, que son más duras cuanto más lejos de la Capital Federal.

Solo este año la nafta Súper aumentó en Misiones 34 por ciento, mientras que en los últimos doce meses la suba llega al 54 por ciento y se estira a 130 por ciento desde que asumió Macri.

En tanto, la nafta Premium, subió 38 por ciento en lo que va del año y 62 por ciento en los últimos doce meses. Desde que asumió Macri, el aumento es del 146 por ciento, calculó el economista Alejandro Rodríguez, consultado por Economis.

El sitio Milénico hizo una curiosa comparación: llenar en Posadas dos tanques de combustible de nafta premium, cuesta más que comprarse un pasaje para pasar las fiestas de fin de año en Río de Janeiro.

Los estacioneros vinculados a YPF señalaron que la última suba fue del cinco por ciento, pero no tienen ninguna participación en la definición de los precios. “No nos avisan, nos enteramos por los tableros”, explicó un ejecutivo misionero.

Ni los expendedores están de acuerdo con los precios liberados. “Quien piense que la nafta debe todavía costar un 25 por ciento más cara de lo que sale actualmente no tiene en cuenta las consecuencias que esto puede traer a los estacioneros de menor porte que cada vez venden menos y por ende, no pueden sostener sus negocios”, se lamentó el  nuevo presidente de la Unión de Expendedores de Naftas y Afines (UENYA) y Tesorero de la Federación de entidades de Combustibles, Juan Carlos Basílico.

Economis.com