Nada fuera de lo previsible. Cambiemos hizo valer su número en la Comisión de Trámite Legislativo y de ese modo, pudo garantizó el dictamen de mayoría para convalidar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el Ejecutivo, que anula el Fondo Sojero. Ahora deberá tratarse en el recinto. Con la aprobación de una sola Cámara el decreto seguirá vigente. 

Desde el partido gobernante la principal defensa tuvo que ver con la legalidad del instrumento. En ese marco, el diputado Pablo Tonelli afirmó que el DNU firmado por presidente Mauricio Macri es “perfectamente válido” ya que “es un decreto que modifica otro decreto”.

En tanto, desde los distintos sectores de la posición cuestionaron el fondo de la medida. El senador jujeño Guillermo Snopek, por ejemplo, puso el foco en los recursos que pierden los municipios y dio cuenta de que las zonas más pobres serán las más afectadas. “Derogar al fondo más federal del país es ir en contra de la gente”, explicó Snopek. Agregó: “Además darlo de baja en esta altura del año quita previsibilidad”.

Por su parte, Daniel Lovera, senador por La Pampa, definió a la decisión del gobierno como “una medida centrista” que deja “a las jurisdicciones sin previsibilidad y con obras paralizadas que no se van a terminar”. Recalcó que “este programa, para muchos lugares, es la fuente principal de financiación de la obra pública”, recalcó Lovera y agregó: “impacta negativamente y cruelmente en las economías regionales”.

Por su parte, desde el kirchnerismo, Anabel Fernández Sagasti, sostuvo que la decisión “va a ser más gravosa la vida de los mendocinos de lo que es hoy porque lo que le van faltar servicios”. En tanto, Máximo Kirchner, señaló que “la medida es mala pero entiendo a los que les toca acompañar porque así es cuando uno es gobierno”. Finalmente agregó que “la solución no puede ser la contracción del economía. Sabemos que este fondo lo que hacía era ayudar a los municipios”.