El lunes 24 de septiembre se estrena en Posadas el documental El Camino de Santiago, en el auditorio Montoya, organizado por el Centro de Derechos Humanos Pedro Pezak de la Universidad Nacional de Misiones, la Comisión de ex Presos Políticos y Familiares de Misiones y la Fundación Germania, con el apoyo del Ministerio de Derechos Humanos de Misiones. Por Silvia Torres

El Camino de Santiago es el trayecto de la peregrinación que los católicos realizan desde tiempos medievales hacia la tumba que se atribuye al apóstol Santiago El Mayor, ubicada en la cripta de la catedral de Santiago de Compostela, Galicia, España, que reúne en su transcurrir una serie de elementos que dan cuenta del fervor religioso, de la hospitalidad y expresiones culturales y artísticas.

Este documental, El Camino de Santiago, con el subtítulo de Desaparición y Muerte de Santiago Maldonado, no hace referencia a un tema religioso, pero sí es una crónica de un joven sencillo, solidario y comprometido que es víctima de una desaparición forzada, con motivo de una protesta de mapuches en la Patagonia.

El film se inicia con una carta de Sergio Maldonado, hermano de Santiago y, luego, reproduce la historia de los pueblos originarios patagónicos desde la destrucción provocada por la campaña del desierto, que tuvo como principales víctimas a los mapuches o, en todo caso, ellos son un pueblo que sobrevivió para contarla y se hace un paralelismo entre aquel pasado y el presente, con muchos de los funcionarios del actual gobierno nacional descendientes de quienes se beneficiaron con aquel exterminio y que, ahora, vuelven a protagonizar una política de represión y saqueo, para favorecer un nuevo despojo o la situación de extranjeros que se apropiaron de inmensos latifundios por medios espurios.

Hay un aspecto de la problemática que se destaca en la obra, que es la posición de las nuevas generaciones de mapuches que asumen su identidad originaria, en contraposición de lo que ocurría hasta no hace mucho tiempo atrás, cuando los jóvenes abandonaban las comunidades, se radicaban en las ciudades, se cambiaban los nombres y hasta los apellidos en procura de mimetizarse con el blanco, mientras que ahora deciden permanecer en sus territorios para resistir.

En ese marco se inserta la presencia de Santiago Maldonado, en un gesto de solidaridad con la resistencia de esa comunidad y se recurre a testimonios de quienes lo conocieron para dar cuenta de la personalidad de este joven, su apego al arte, su vocación pacifista y su compromiso social con la finalidad de desarmar la historia oficial forjada en la política de salvaje represión, que le costó la vida al joven y que, para males, no es el único caso que cosechó el accionar de las fuerzas de seguridad.

El Camino de Santiago tiene el carácter de un documental que da testimonio de una realidad que sigue llenando de indignación a gran parte de la sociedad argentina, como es la persecución de que son víctimas los pueblos originarios, que se acentuó en los últimos años por la voracidad de personas y empresas para apropiarse de tierras destinadas a la explotación agrícola-ganadera, a la explotación y/o el exterminio de recursos naturales que les pertenecen ancestralmente.

La película fue dirigida por el prestigioso director cinematográfico Tristán Bauer (Después de la Tormenta, Los libros y la Noche e Iluminados por el Fuego), ex director del Sistema Nacional de Medios Públicos, originado en la Ley de Medios, que marcó historia por la calidad y la cantidad de canales y producción pública que todavía sobrevive, a pesar del desmantelamiento de los equipos humanos y técnicos que lleva a cabo el macrismo. El libro cinematográfico es de Omar Quiroga y Florencia Kirchner, sobre una investigación del periodista Juan Alonso, con narración a cargo del actor Darío Grandinetti, en tanto que León Gieco interpreta el tema musical central.

El Camino de Santiago se podrá ver el lunes 24 de septiembre, en el Auditorium del Instituto Montoya, Ayacucho 1962, a las 18:00, con entrada libre y gratuita.