El ministro de Gobierno de la provincia, Marcelo Pérez, en los estudios de Misiones Online se refirió a los avances logrados en materia de seguridad y capacitación de la policía de Misiones, haciendo hincapié en la lucha contra el narcotráfico, como una decisión política, destacando también la creación del Instituto de Capacitación policial y sobre el proyecto del Gobierno nacional de bajar la edad de imputabilidad para menores que delinquen sostuvo que no es el debate que hay que dar “si queremos un país en serio”, para enfatizar que la solución es “crear políticas para bajar la pobreza”.

 

Comentó el ministro que los principales lineamientos de la cartera “me los dio el gobernador Hugo Passalacqua, lo primordial, que avisoró en la campaña, la lucha que debería dar la fuerza provincial, antes ajena a ello, a combatir al narcotráfico y el narcomenudeo. El balance del 2018 es un balance positivo, en estos tres años la Policía de la Provincia de Misiones solamente, ha incautado en marihuana más de 55 mil kilos, con un promedio anual de mil, mil 200 kilos de marihuana, que conlleva también la detención de muchas personas puestas a disposición de la Justicia y decomiso de vehículos utilizados para tal fin”.

Agregó que también fue muy importante que la Nación haya tomado también como agenda la lucha contra el narcotráfico y en una región muy sensible como Misiones “porque la provincia es una cuña entre la frontera con Paraguay, y Brasil en su menor extensión, hay menos de 100 kilómetros, entonces es una vía de ingreso de droga al país importante y nosotros estuvimos en ese tiempo a la altura de las circunstancias”.

Sobre las situaciones en las que se incauta droga pero no hay detenidos, explicó Pérez que muchas veces hay determinados operativos que se hacen en la costa del río y es razonable que no haya detenidos porque “ingresar en zona boscosa o de selva hasta llegar al lugar hace que la gente que se ocupa de ese paso, a veces hormiga de droga huya y es muy angosto el río en determinados lugares como para poder darse a la fuga, pero hemos puesto muchísima gente a disposición de la Justicia, rompiendo también récords de los años anteriores”.

Narcomenudeo

Como un dato de importancia el funcionario destacó que en el 2018 la Policía de la provincia desbarató en promedio un kiosco de venta al menudeo cada tres días aproximadamente. “En esto también influyó mucho la denuncia anónima que hemos establecido a través de la página de internet de la fuerza que permite al ciudadano quitarle ese paraguas protector de miedo que suelen tener aquellos que se dedican a esa  actividad. Hoy un vecino que sabe que al lado de su casa están vendiendo droga puede hacer la denuncia y el narco ni se entera quién la hizo, entonces ese paraguas protector se va perdiendo con el boca a boca y cada día mayor difusión de esta herramienta que es la denuncia”.

Destacó al denominado narcomenudeo como la venta que más preocupa porque es la que queda en Misiones, “los grandes titulares que se han llenado con, ´La policía secuestro 8 mil kilos´, 2 mil kilos como en diciembre, son procedimientos que llevan poco tiempo, que impactan mucho en la sociedad como noticia, pero es droga que normalmente no queda en la provincia. La droga que queda en la provincia y afecta a nuestra sociedad, nuestro futuro, es la que se vende en los kioscos y en esa, reitero, cada tres día aproximadamente la Policía de Misiones desbarataba un kiosco durante todo 2018”.

Reiteró el  ministro Pérez la decisión política del gobernador de utilizar la fuerza policial de la provincia para combatir el narcotráfico y ayudar a las fuerzas federales que lo estaban haciendo en la región, además del recurso humano, “posteriormente vinieron incorporaciones, se adquirió un escáner que es único en la región, se adquirió un helicóptero que tiene mucha tecnología, hemos equipado la fuerza en la medida de nuestras posibilidades, la provincia tiene sus números ordenados, no hemos tomado deuda, somos  una de las pocas jurisdicciones del país que pagan su sueldos a término, sus compromisos a término, eso implica tener una agenda selectiva de gastos y por supuesto que uno quisiera tener muchísimo mayor inversión  pero con lo que se pudo se hizo muchísimo”.

 

INSTITUTO UNIVERSITARIO DE FORMACIÓN POLICIAL

Especial énfasis puso el ministro al referirse a la creación del nuevo sistema educativo para las fuerzas, destacando que en cantidad de efectivos, “este 2019 vamos a llegar a casi 9 mil efectivos, también hemos puesto a funcionar un nuevo sistema educativo para las fuerzas de seguridad, un  Instituto Universitario de la Seguridad que va a englobar a la Policía y el Servicio Penitenciario, este Instituto no solo va a extender la carrera de oficiales y suboficiales sino que va a elevar la calidad profesional de los futuros miembros de la fuerza, elevar la calidad personal  en cuanto a la formación, implica que la institución se va a beneficiar y la sociedad”.

Sostuvo que es una política de mediano y largo plazo, destacando que “este sistema es único en el país, somos vanguardia en eso, hemos tomado algunos puntos de institutos formativos de otros países como España, creemos y apostamos que va a ser no solo innovador sino de calidad, pensado que vamos a tener policías o miembros del Servicio Penitenciario con título universitario como requisito para ser funcionario policial o Penitenciario es un estándar de calidad muy importante”

En lo que hace a la incorporación de profesionales, como médicos y abogados a la fuerza policial, el ministro dijo que se incorporan de acuerdo a las necesidades, en la medida de lo requerimientos de la fuerza, pero aclaró que es un porcentaje mínimo que cumple una función estrictamente específica, para reiterar que “con el Instituto, lo que estamos especificando son profesionales de seguridad, el policía que dentro de 20 años nos va a cuidar va a ser un profesional de la seguridad, egresado de una universidad.Debíamos dar ese paso porque los tiempos que corren requieren eso, hemos incorporado tecnología y avisoramos que el ´maridaje´ entre la tecnología y el ser humano debe darse de manera más coordinada, en materia de seguridad va mutando permanentemente, la tecnología crece a un ritmo mucho más acelerado que la capacidad del hombre de adaptarse a la misma”.

Sobre las inversiones realizadas  puntualizó Pérez que, “en materia de comunicaciones se hizo una gran inversión para la zona Capital, infelizmente el dólar se disparó y eso apareja que el plan que tenemos en materia de tecnología sea un poco más lento en la implementación, no obstante cumplimos con el plan de comunicaciones, se está usando. La gente puede ver algún funcionario policial que tenga el Handy puesto sobre el hombro, es una comunicación encriptada solamente la escucha la fuerza. Durante mucho tiempo y hasta el día de hoy las fuerzas usa en VHS que es un sistema que cualquier persona que entre en esa frecuencia puede escuchar, es obsoleto pero aún se utiliza y pone en riesgo cualquier procedimiento, de manera tal que hemos invertido en una comunicación encriptada y de georeferenciación, significa que desde una central uno sabe donde está, entonces ante una respuesta que deba dar la fuerza se optmiza el recurso humano hacia la cercanía de respuesta”.

 

VAMOS A UN PROCESO DE OPTIMIZACIÓN

Agregó que también “hemos invertido muchísimo en el 911 y nuestro programa, esperemos que podamos cumplirlo, es tener tres 911 en la provincia, uno Zona Sur, Centro y Norte, en este momento, además de Capital, hay en otros puntos pero haremos uno que concentre todo y que a partir de ahí se diagrame todo lo que sea seguridad en las zonas y que sea más ágil como funciona en el mundo, no solamente llamada ante la urgencia, sino que además sea un entro de operaciones para dar respuestas mucho más rápidas, optimizando lo que se tiene”.

El responsable del área de seguridad en Misiones, resaltó además la presencia policial en la calle, “y eso se nota”, admitiendo que queda mucho por hacer sobre todo en el proceso formativo de los efectivos, “cambiar el chip de una instrucción que viene con el pensamiento del cuartel a una instrucción que pase a ser en la calle, junto a la comunidad. Damos muchísima importancia al funcionario policial que cumple no solamente la especifica función de seguridad sino también una función humana”.

 

PROYECTO SOBRE EDAD DE IMPUTABILIDAD

Consultada su opinión sobre el proyecto del Gobierno nacional de bajar la edad de imputabilidad para quienes cometen delitos, el ministro Pérez enfatizó que, “no creo que la solución para un país, si queremos pensar un país en serio sea poner más gente tras las rejas, llenar las cárceles de presos, esa no es la solución para un país. Los problemas de fondo son los que se deben atacar, si una persona recurre a la droga como medio de salida por exclusión social, pobreza, tenemos que atacar ese problema, porque cada vez vamos a tener más gente en la cárcel por más que bajemos la edad de imputabilidad o por más que hagamos un sistema distinto al actual”.

Puntualizó que estos debates se generan en los centros urbanos como Buenos Aires,  Rosario y son zonas lindantes en que desde hace muchos años no le encontraron la solución en generar políticas para bajar la pobreza, “para contener y eliminar la exclusión social y donde hay territorios prácticamente tomados por el delito, donde la vida de una persona, su corta vida porque terminan su vida muy tempranamente, es el delito donde el valor de la vida humana no vale nada, pero esa realidad no se da en el resto del país”.

Destacó el ministro que la Nación está retirándose de la asistencia monetaria a todas las provincias, como el subsidio al transporte, a la luz, entonces como se va a llevar adelante esto si las provincias hoy, en una situación económica muy difícil van a poder establecer institutos acordes a estándares del primer mundo para poder contener a un chico, porque a un niño que es puesto en un sistema carcelario se supone que lo tenemos que sacar de ese sistema reinsertado en la sociedad y para eso se necesita mucho dinero, inversión y capacidad”.

“Como país nos debemos un debate para saber cuál es nuestro horizonte, si aún no se encontró el rumbo económico, mucho menos podemos hablar de un sistema de primer mundo para otras cuestiones, tenemos un país donde casi 4 de diez personas son pobres, para bajar el delito tenemos que atacar la pobreza, la marginalidad y ver porque una persona recurre a ese modo de vida la ecuación es simple, aumenta la pobreza, aumenta la marginalidad, aumenta el delito, no significa que el pobre delinque, pero si la marginalidad social y la culturalización de esa marginalidad social hace que el delito sea un medio de vida”.

Sobre las realizaciones que considera pendientes para este año que se inicia, el responsable de la cartera de Gobierno admitió que, “siempre quedan muchas cosas pendientes, al corto plazo en un país donde no se puede programar la semana que viene, porque el país cambia muchísimo y es muy dinámico y este es un año electoral done  donde nos vamos a tener que acostumbrar a este tipo de debates que no se si enriquecen a los problemas de fondo de Argentina. Trabajar con el mismo compromiso de los años anteriores, seguir profundizando el combate al narcotráfico porque es un problema, y mantener los índices delictivos que no crezcan, que sigan en descenso en algunos puntos como lo venimos haciendo”

Para finalizar dijo que considera que, “este año 2018 se entendió lo que es el misionerismo, tener la autonomía alimentaria, financiera, de seguridad, que se requiere para que una región crezca y su población crezca”.

EP/E.J.