Los aumentos aplicados a la tarifa eléctrica por la Nación ha llevado a que el Gobierno de Misiones optara por hacerse cargo de una parte de esos aumentos y ahora frente al nuevo tarifazo que podría tener nuevas réplicas durante este 2019, ha tomado la decisión de ocupar el ahorro obtenido por el pago de regalías de Yacyretá, en mitigar el impacto del tarifazo en los usuarios.

 

El presidente Mauricio Macri había anticipado que el megavatio debería valer 75 dólares y es así que de los 9 dólares que se pagaban en el 2015 se llegó a los 45 dólares que en la actualidad paga el consumidor residencial y 65 dólares el industrial. Es decir hay que esperar todavía más aumentos.

Y la actualización ha significado para Emsa pasar de 15 millones de pesos mensuales a 350 millones de pesos por mes, por la compra de energía a Cammesa. Aumentó 20 veces y Misiones buscó mitigar en los usuarios provinciales el impacto de esa dolarización.

Ahora bien el uso del ahorro por el pago de las regalías de Yacyretá en energía y no en efectivo, para mitigar el impacto en los usuarios impide que Misiones se ocupe en lo prioritario: invertir en mejorar las redes inclusive para disminuir la pérdida que genera la obsolescencia y alcanza al 27%.

Pero la necesidad tiene cara de hereje, diría el aserto popular. Los usuarios ya están afrontando un aumento que se acentúa localmente por imperio de las temperaturas veraniegas que obligan a un mayor consumo. El gobernador Hugo Passalacqua ya había anticipado que Misiones se hará cargo del 50% de la tarifa eléctrica que deja de solventar la Nación. Un aporte sin el cual una familia que pagaba 200 pesos mensuales en el mes de noviembre último pasaría a pagar 900 pesos en este mes de enero, pero con el subsidio pagará en torno de los 400 pesos, indicaban fuentes oficiales.

 

Y de hecho las Cooperativas Eléctricas que tienen a su cargo la distribución en el interior de la Provincia ya hicieron saber que están imposibilitadas de afrontar el tarifazo. Lo hicieron en consonancia, también, con el pronunciamiento de la Federación de Cooperativas Eléctricas que reúne a todas las entidades del país.

Reclamo a nivel nacional

La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas, que agrupa a 240 distribuidoras de todo el país, advirtió que los aumentos del servicio ya acumulan una suba del 1700 por ciento en los últimos años. Reclamó al Gobierno nacional la apertura de una mesa de diálogo porque “no habrá dinero para pagar”.

 

 

La FACE expresó el viernes su preocupación por el aumento del precio de la energía eléctrica y advirtió que la situación para estas asociaciones y sus usuarios “será insostenible”.