Los síntomas del deterioro socio económico comienzan a manifestarse sin tapujos en algunos medios de comunicación nacionales y provinciales, que hasta no hace mucho tiempo se ocupaban de difundir cortinas de espeso humo, para tapar la realidad. Dramática situación de jubilados, en la tapa del diario decano en la provincia. Por Silvia Torres

Mientras las consultoras de opinión disparan casi sin excepción que la disconformidad de los ciudadanos sobre el gobierno de la alianza macrista-radical alcanza entre el 66/75 %, los medios masivos de comunicación comienzan a señalar estos resultados y a ocuparse de describir algunos disparatados errores políticos, sin tapujo alguno. Es que el encapsulamiento en la mentira, el engaño y la ocultación les provoca fuertes caídas en sus ratings y en el número de lectores y es imposible, para cualquiera de ellos, afrontar el descenso en la comercialización de sus espacios, a pesar de que el gobierno invierte suculentos recursos para mantenerlos a raya, en cuanto a la difusión de la realidad.

La sacudida que provoca la crisis económica social se manifestó en el diario decano de Misiones, que el domingo pasado publicó en su tapa un título sobre la desesperante situación de los jubilados, con un importante espacio en las primeras páginas, así como también en su editorial, además de otros hechos desalentadores, como la situación epidemiológica que se complica y los efectos negativos, que la situación económica financiera tiene en la demanda de créditos UVA.

En dos páginas, el diario describe la dramática situación de los jubilados que perdieron entre 20/25 % del poder adquisitivo de sus salarios, lo cual significa un sueldo mensual menos al año. A esto se debe agregar la disminución de las prestaciones del PAMI, que cubría, en la anterior gestión, ciento por ciento en 7 medicamentos para cada adulto que lo requiriera, en tanto que, en la actualidad, solo entre 50/70%, conforme cumpla con disparatados requisitos y tenga patologías crónicas, así como también, disminuyó considerablemente la disponibilidad de camas para internación, lo cual rememora la situación de ancianos depositados en las veredas de los sanatorios –en donde hasta perdían la vida-, en tiempos en que el actual jefe de Gobierno de la CABA, Rodríguez Larreta, presidía el organismo, tiempos en que también ocurrió el suicidio de René Favaloro.

Según el instituto consultado por el diario, el CEPA (Centro de Economía Política Argentina) y la Defensoría de la Tercera Edad, los medicamentos más consumidos por los mayores aumentaron entre 534/235 %, para patologías cardiovasculares, respiratorias y osteoarticulares, entre otras, mientras que en los últimos tres años los ingresos de los pasivos solo creció 143,63 %. Esto, sumado a la suba escandalosa de servicios, alimentos, alquileres, que llevó la canasta de ese sector a 26 mil pesos, convierte en una burla los $ 9.500, la mínima que cobran unas 3 millones de personas y los $ 12.500, que perciben otras 2 millones. Unos y otros en serio riesgo no solo por el descenso en la calidad de vida, sino también por el cuidado de la salud y la propia sobrevivencia.

No es lo único que se ocupa de describir el diario. Gran parte de su editorial se centra  en datos muy negativos para la gestión macrista-radical, que explican la disconformidad social en materia económica y su nefasto impacto sobre la calidad de vida de millones de argentinos, agobiados por los tarifazos, los pésimos servicios públicos, la estrepitosa caída del poder adquisitivo de los salarios ante una inflación que no cesa de crecer. Incluso, destaca que una de esas encuestas determinó que seis de cada 10 argentinos, espera un cambio de gobierno en diciembre próximo.

La caótica situación que ya afecta a los sectores medios de la población, “puso en jaque” a los créditos UVA, -ése que le iba permitir entregar “una casa por minuto”, otra de las patrañas de MM-, en razón de la cuota promedio absorbe el 27,1 % de los ingresos, lo que, sumado a 20/30 % que demandan los pagos de servicios imprescindibles, torna imposible el acceso a este tipo de financiamiento, así como también a la imposibilidad de acceder a alquileres.

La crisis en materia habitacional es otro de los factores que agrede la calidad de vida de las familias: Impedidas de alquilar, impedidas de comprar. Hechos que se ponen de manifiesto también en los medios de prensa, que vieron disminuir sustancialmente el tamaño de sus suplementos inmobiliarios.

Millones de niños pobres, millones de personas alimentándose en comederos, casi 47 % de inflación (2,8 % para enero) y 172 mil desocupados en 2018, son algunos de los datos que dan cuenta de la grave situación socio económica por la que atraviesa la Argentina. Tan grave, que ni los más aviesos defensores del modelo, pueden ocultar el sinnúmero de síntomas.