En el marco del expediente tramitado por el presidente de la comisión vecinal del barrio Yacyretá Federico Nicolás Sosa, la Defensoría tomó conocimiento de la situación de vulnerabilidad en la que estaba Bernarda Espinoza. Al momento de iniciarse el mismo, esta abuelita de 91 años no percibía ingresos de ningún tipo, ya que el gobierno nacional le retiró la pensión que percibía. Además de que no tiene parientes y no cuenta con el servicio de agua potable. Hasta el momento es asistida por vecinos de la zona.
Tras numerosos gestiones realizadas por la Institución, el día de la fecha informaron desde el Eprac que a 50 metros hay una canilla pública y se puede gestionar la conexión. A fin de agilizar el proceso el Defensor del Pueblo recorrió el lugar y ya solicitó al Sr. Jorge Atencio coordinador de Aguas y Tierras de la Municipalidad la excavadora, quien accedió a gestionarla y “en días seguramente Bernarda tendrá agua, dentro de su casa” afirmó el Defensor Penayo. A la vez que comentó “estamos a la espera de lo que determine también ANSES. Ya que si se activa de nuevo la pensión tendrá además de agua, una ayuda económica que mejorará su calidad de vida”.