Ante la multiplicidad de interpretaciones (muchas de ellas con un marcado tinte político y cargadas de desprestigio) que se han viralizado en cuanto a lo dicho en el programa LA VOZ DEL DEFENSOR, Penayo aclaró: “es necesario que el vecino se empodere del espacio de la Defensoría. Debe participar en el reclamo y en las acciones pertinentes en pos de la solución. Debe involucrarse”. 
Y agregó “de nada sirve tomarse “selfies” con los que tienen la potestad de accionar y decidir sobre los problemas. Esto es un trabajo en conjunto…la Defensoría está para sacar los problemas a la luz y mediar, acercar a las partes, para trabajar sobre la cuestión. Pero la toma de decisión, la ejecución de las medidas y la generación de mecanismos, es potestad del gobierno”.
Asimismo dejó en claro que “todo esto es parte de una campaña de desprestigio, pero desde la Defensoría continuaremos caminando los barrios, moviéndonos y mediando para que los reclamos lleguen a los responsables” pero, remarcó “los vecinos nos deben acompañar con sus solicitudes, deben entender que son tan necesarios como aquellos que tienen la facultad de obrar en la resolución de sus problemas”.
Por último afirmó “repudio esas afirmaciones que hablan de colapso en mi gestión y me encasillan en un partido político. En un lugar como la Defensoría, los colores políticos no tienen relevancia, sí los problemas de los vecinos. Y además estamos para eso, para escucharlos, y por supuesto que continuaremos trabajando…aún cuando ello moleste a unos cuantos”.