El papel de las mujeres en la actividad de las empresas es cada vez más destacado. Aunque aún queda mucho camino por recorrer en materia de reconocimiento de derechos e igualdad de género, hoy hay más mujeres ocupando puestos o desempeñando tareas que antes eran patrimonio exclusivo de los hombres.

 

 

En ese contexto de cambios, en el que la diversidad de género está íntimamente relacionada con la innovación y el éxito, Aguas Misioneras S.E es una empresa de la provincia de Misiones donde las mujeres se destacan por ser profesionales y madres a la vez, en su gran mayoría muy cualificadas con titulación; siendo además mujeres que en promedio tienen una edad que ronda los 44 años.

Vale decir que en una sociedad que tiende a expulsar a los colaboradores de mayor edad (hombres y mujeres), donde a los que tienen más de 45 años, por lo general se les dificulta su inserción en el mercado laboral a nivel global, Aguas Misioneras S.E en cambio, retiene a sus colaboradoras de dicha edad, apreciando su expertise y perfiles profesionales, como un valor muy importante que se capitaliza al interior de los equipos de trabajo, dinamizando el crecimiento y la competitividad.

Las mujeres de Aguas Misioneras S.E son parte de las 130 fuentes de trabajo genuinas que genera la empresa en las localidades de San Javier, Itacaruaré y Posadas. En este spot, tres de ellas, Martha, Silvina y Mariana, valiosas colaboradoras de Planta San Javier, cuentan su experiencia trabajando en esta Empresa del Estado provincial.

Protagonistas en primera persona

El 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, se conmemora a nivel mundial la lucha de la mujer por su participación, en pie de equidad de oportunidades, muchas veces menores ante las del varón, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. La primera celebración de este Día se realizó el 19 de marzo de 1911 en Europa, específicamente en los países de Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza; y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a otros países y continentes.

Si bien no olvidamos y valoramos la lucha de aquellas primeras valientes mujeres – como las 123 jóvenes trabajadoras que murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, por no poder salir del edificio, pues habían sido encerradas sin posibilidad de escapar – nosotros hoy queremos honrar a nuestras mujeres misioneras, que día a día dedican su tiempo, esfuerzo, conocimiento y experiencia no solo para su progreso personal y familiar, sino también para el progreso de su pueblo, de su ciudad y de su provincia.

Mujeres que educan desde las aulas a los futuros ciudadanos de Misiones, mujeres que trabajan en las chacras, mujeres ejecutivas que piensan y diseñan estrategias para gestionar sus empresas y comercios, mujeres amas de casa que crían a sus hijos inculcándoles valores para que sean personas de bien, mujeres que ayudan en tareas domésticas a otras mujeres para que ambas puedan desarrollarse y progresar, mujeres que curan y atienden a los enfermos, entre tantas otras que sería interminable la lista para enumerar.

De todas ellas, elegimos a una: Silvina Maidana, Ing. en Alimentos, que vive en San Javier y trabaja en la Planta Industrial que la empresa Aguas Misioneras tiene en esa localidad, donde se envasa Agua de las misiones, agua mineral natural baja en sodio

A: Silvina, ¿cuánto tiempo hace que trabajás en Aguas Misioneras?

B: Hace dos años y medio.

A: ¿Qué trabajo realizás? ¿Cuál es tu responsabilidad en la empresa?

B: Soy Ingeniera en Alimentos, encargada de Laboratorio de Control de Calidad, y mi responsabilidad dentro de Planta San Javier es controlar la calidad, desde los insumos – como por ejemplo, las preformas, las botellas, las etiquetas, entre otros – hasta los pallets con producto terminado – botellas PET de 500 y 1500ml, y bidones de 6,5L – que se cargan en el camión para enviar a las diecisiete provincias en donde estamos comercializando actualmente.
A: ¿Qué significa Aguas Misioneras para vos?

B: Aguas Misioneras me dio la oportunidad, primero, de trabajar de mi profesión, desarrollar tareas para las cuales me formé en la universidad y, en segundo lugar, me dio y me da la posibilidad de desarrollarme profesionalmente, de aplicar mi conocimiento y experiencia. Además, me brinda la posibilidad de capacitarme y actualizarme en temas referidos a alimentos y bebidas. Eso es bueno para mí, como persona y profesional, y por supuesto para la empresa, que cuenta con un buen equipo de profesionales.

A: En estos dos años y medio de trabajo en Aguas Misioneras, ¿qué mejoras has notado?

B: La mejora o el avance más notorio es que estamos produciendo cada vez más y siempre manteniendo la buena calidad del agua y del producto final (botellas, tapas, etiquetas, nivel de llenado…)

A: ¿Y en tu vida personal o familiar?

B: Bueno, tener estabilidad laboral te permite planificar, proyectar tu vida personal y familiar. En mi caso, me permitió, entre otras cosas, ampliar mi familia y proyectarme como profesional y como mamá: estoy casada y tengo dos hijos, el más pequeño de 4 meses. Sería muy difícil hacerlo si estuviera desempleada o si tuviera un trabajo precario.

A: Si tuvieras que definir Aguas Misioneras en tres palabras, ¿qué palabras utilizarías?

B: Si tuviera que definirla en tres palabras diría que es una Empresa con mucha calidad humana, un buen equipo de profesionales y sobre todo con un buen ambiente laboral.

A: ¿Cómo ves el rol de las mujeres en el mundo laboral actual?

Hoy las mujeres estamos alcanzando puestos o trabajamos en áreas que antes eran patrimonio de los hombres, como es mi caso, en Control de Calidad. Creo que la situación de la mujer en el mercado laboral ha mejorado en los últimos años, aunque todavía queda mucho por hacer.