El Ministerio de Educación de la provincia de Misiones anunció el inicio de las clases hoy lunes 11 de marzo. Así, es una de las seis provincias, entre 24 distritos, que puede hacerlo. Por Silvia Torres

 

El Ministerio de Educación de la provincia de Misiones dio a conocer, mediante los documentos burocráticos correspondientes y con los avales de rigor –aprobación del Consejo Nacional de Educación-, que hoy lunes 11 de marzo se inician las clases en todos los niveles y en todo el ámbito provincial.

Se trata de una gigantesca movilización que comprende a 400 mil alumnos, 31 mil docentes en 2000 establecimientos educativos públicos y de gestión privada. En el documento se destacó que, desde hace 15 años, ocurre tal cosa en la provincia. Es decir, Misiones puede iniciar las clases habiendo concretado las negociaciones salariales con el sector docente, para que no haya interferencias en ello.

El organismo educativo también definió el calendario anual, que establece que el primer encuentro institucional (PEI) será el 21 de marzo, un evento que, llamativamente, se desarrolla con presencia de alumnos hasta la/s última/s hora/s de clases en las escuelas de gestión privada, pero que demanda la ausencia de los mismos durante el día entero, en las públicas. Las vacaciones de invierno se extenderán del 8 al 19 de julio, en tanto que el ciclo lectivo finalizará el 11 de diciembre, fecha en que culminará la etapa de recuperación de materias, ya que las clases normales finalizarán el último día hábil de noviembre, o sea el 29.

Sin dudas que es un esfuerzo loable que la provincia pueda cumplir, con otros seis distritos en el país, el inicio normal de las clases, lo cual pone de manifiesto que hay una decisión por satisfacer las demandas docentes, que son las que traban el comienzo en otros lugares, lesionando el desarrollo normal de la actividad educativa.

No obstante, Misiones sigue manteniendo viejos vicios para cumplir con éxito el servicio educativo. Por ejemplo, la no presencia de alumnos cuando se hace el PEI, o para el desarrollo de actos de diversa índole, o cuando los maestros toman licencias por pocos días y no son reemplazados por un suplente o por otro maestro de grado o por personal jerárquico, todo lo cual no ocurre en las escuelas de gestión privada en las que los alumnos prácticamente no tienen días en los que no deben asistir a la escuela.

Un fenómeno realmente extraordinario en tal sentido, ocurre en los Neni, el nivel inicial, en donde hoy no se iniciaron las clases en virtud de que tenía lugar la “reunión con padres”, por lo tanto, los padres asistieron a las escuelas, pero no los niños. Allí se les volvió a “informar” de cosas harto aprendidas por quienes tienen hijos mayores y por quienes ya asistieron a la misma reunión el año pasado. De nuevo, se les informó que los niños/as/es asistirán una sola hora por día, durante toda la semana, para que puedan “adaptarse”. En la siguiente semana, la “adaptación” continuará con asistencia durante dos horas, porque los chiques aun no se adaptaron del todo… El 21, la “adaptación” se interrumpirá porque hay PEI y, solo en las escuelas públicas habrá ausencia de niños durante toda la jornada, para que los docentes puedan trabajar tranquilamente en torno del “encuentro institucional”. Solo a partir del 25 de marzo habrá jornada completa, con niños ya plenamente “adaptados”.

Así las cosas, la escuela pública sigue siendo no apta para muchos niños, hijos de quienes deben trabajar con horarios inflexibles. O sea, solo es apta para familias con alto poder adquisitivo, cuyas madres no trabajan y hasta pueden contar con niñeras, para familias de desocupados, para familias ampliadas con abuelos y/o tíos disponibles, etc. etc., que puedan estar a disposición de los vacilantes horarios escolares.

Es cierto que en Misiones hace años no hay paros de docentes y eso es un logro. Lo que sí hay son frecuentes hechos que interrumpen la asistencia de los alumnos a la escuela, creando un permanente estado de inestabilidad en el servicio educativo.