El gobernador Hugo Passalacqua, junto al intendente posadeño Joaquín Losada,  participó de la misa concelebrada en la explanada de la Catedral posadeña, en homenaje a San José, patrono de la ciudad de Capital y en celebración de los 25° aniversario de la ordenación sacerdotal y 40° de sacerdocio del obispo Juan Rubén Martínez.

En la fecha doblemente importante para la comunidad religiosa posadeña se rindió homenaje al santo patrono y a los años de sacerdocio y obispado de Martínez. Respecto de la importancia de San José en el santoral, resulta clave en el origen de la fe católica, ya que las sagradas escrituras dan cuenta que Dios le encomendó la responsabilidad de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y el esposo de la Virgen María; razón por la cual se lo celebra y recuerda cada 19 de marzo como el custodio de la Sagrada Familia.

Sobre el otro importante motivo de celebración, el obispo de la Diócesis de Posadas comentó brevemente que finalizó el seminario en San Isidro (Buenos Aires) y en el año 1979 fue ordenado como sacerdote con tan solo 26 años. En 1985 fue nombrado rector del Seminario Interdiocesano del NEA, en Resistencia (Chaco) y en 1994 fue nombrado Obispo por el entonces Papa Juan Pablo II. Durante su homilía, recordó anécdotas varias vividas en distintas épocas de su sacerdocio.

Al comienzo de la misa se leyó una misiva enviada por el Papa Francisco Bergoglio, texto mediante el cual hizo llegar su salutación a la máxima autoridad religiosa de la Diócesis local.