Este lunes se registró el ingreso del turista medio millón a las Cataratas del Iguazú y los hoteles están con reservas a pleno para la Semana Santa que se inicia. Pero los empresarios del sector no ocultan cierta preocupación por el impacto de la crisis en la actividad turística. 

 

 

Este lunes ingresó el turista 500 mil y cerró con 502.787 tickets acumulados en el año y 52.795 en lo que va de abril.

Los datos marcan un declive en la llegada de visitantes. El turista medio millón había llegado en 2018 el 4 de abril. Ahora tardó prácticamente un poco más y pese a que las reservas son altas para el extenso feriado, el promedio de ocupación hotelera en lo que va del año, es menor al del año pasado.

La paradoja es que las Cataratas siguen siendo uno de los destinos favoritos del turismo interno, que incluso se ve robustecido por el dólar altísimo, ya que cada vez menos argentinos pueden viajar fuera del país.

Sin tono de alarma, pero sí de cierta preocupación, los empresarios hoteleros y del sector turístico harán después de la Semana Santa un análisis sobre qué está pasando con el mercado turístico, que en 2018 fue uno de los pocos que cerró un buen año en Misiones. El año pasado, el 6 de diciembre superó su marca con 1.425.954 visitas; un nuevo récord histórico en ingresos a Parques Nacionales.

Los hoteleros advierten que con la inflación incontrolable y los altos costos laborales y de logística, la rentabilidad también se ve afectada, más allá del número de visitantes.

En total durante 2018, el año del récord absoluto, fueron 1.522.690 las visitas a la maravillas natural misionera, con un crecimiento del 7 por ciento en relación con 2017.

La expectativa es que la actividad repunte de cara al segundo semestre, cuando se concentra la temporada alta de vacaciones de julio. Pero también se espera un flujo de turistas por reflejo, gracias al mundial de Futsal y la invaluable promoción que hizo Manu Ginobili al invitar a los fans de los Spurs a visitar las Cataratas del Iguazú.