El primer trimestre del 2019 fue el peor arranque de la era Cambiemos en materia de empleo privado, uno de los indicadores fetiche en las declaraciones públicas de sus principales funcionarios. De hecho, entre enero y marzo se más que triplicaron las suspensiones y despidos en ese sector, mientras que por el lado del empleo público hubo relativa calma, con “apenas” 125 casos. En total, los privados suspendieron o despidieron a 19.757 empleados.

El último 23 de octubre el presidente Mauricio Macri volvió a señalar: “Todos los días veo qué puedo hacer para ayudar a crear un puesto de trabajo más. Mi obsesión es cómo generamos empleo privado de calidad en todo el país”. Los datos muestran que la dinámica viene complicada en este sentido, de cara al 1 de mayo.

El dato surge de un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina ( CEPA), a partir de un relevamiento realizado entre distintas fuentes sindicales, corporaciones empresarias y archivos periodísticos acerca de distintos conflictos. Durante el primer trimestre del 2018 las suspensiones y despidos habían alcanzado a un total de 6.058 puestos. Los 19.757 puestos que se vieron afectados durante enero-marzo de 2019 implican que los conflictos crecieron 226%. Es decir: se más que triplicaron.

Además, durante el primer trimestre del 2017 las suspensiones y despidos habían totalizado 11.395. Eso fue tras la caída de la actividad de 2,1% en 2016, generada por la devaluación tras la salida del cepo y la fuerte suba de tarifas, que en combinación llevaron a la inflación al 41% interanual en diciembre del primer año de Cambiemos en el Gobierno.

En el 2018 la devaluación superó el 100% y la inflación el 47%. Si bien al principio el ajuste fue a través del salario, las consecuencias sobre el empleo se empezaron a notar con mayor fuerza hacia el último cuatrimestre del año pasado, tal como remarcó el informe del CEPA: “En los últimos cuatro meses de 2018 se produce un sensible incremento de la evolución de despidos y suspensiones en el sector privado que relativiza lo sucedido hasta ese momento. Entre enero y marzo de 2019 se percibe continuidad e incluso incremento de despidos del sector privado”.

No es fácil que la cuestión mejore en los próximos meses. Según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de marzo, que desde la desaparición del Trabajo’>Ministerio de Trabajo es realizada por la Secretaría de Transformación Productiva, apenas el 6,9% de los empresarios espera que la dotación  de empleados mejore en el próximo trimestre.

Además, al dinámica de la actividad productiva tocó nuevamente el freno durante marzo, según las mediciones privadas, a causa del pico inflacionario de 4,7% ese mismo mes y sus consecuencias en  el consumo. Ahí ni siquiera las exportaciones ayudaron y cayeron 5% interanual, según el último  informe del Intercambio Comercial Argentino (ICA), publicado por el Indec. La variación intermensual fue de apenas 0,7%.

Con todo, tanto la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) y la consultora Orlando Ferreres y Asociados esperan una caída en torno al 1% en la comparación libre de estacionalidad con febrero. Es decir que, en el pozo, ya no se observa que haya recuperación en la producción.

Desde el CEPA destacaron que la industria concentró el 77% de las suspensiones y despidos durante el tercer trimestre, con un total de 15.236. El sector muestra ser el más golpeado del modelo Cambiemos, con el 41,5% de las maquinarias en desuso durante febrero.

Fuente: Bae Negocios.