La realidad es que mientras todos los indicadores económicos caen, por la inflación sigue subiendo el costo de vida. Las mediciones als hace el Instituto provincial de Estadística y Censos (Ipec). Su titular Silvana Dea Labat agregó que “además para no ser indigente, una familia debe tener ingresos que superen los 15 mil pesos”.

 

 

Explicó que “ya estamos con un 34,7% de hogares pobres en Posadas, ha ido subiendo este indicador desde el 2015.. Ocurre que la canasta de alimentos pesa mucho dentro de la canasta familiar y cualquier movimiento de precios de los alimentos dispara la canasta familiar. Obviamente la inflación y la indigencia van de la mano”.

 

n6