Lo señalaba el ministro de Turismo José María Arrúa al evaluar los primeros vuelos que vinculan Europa con Misiones, cubriendo el trayecto Madrid-Puerto Iguazú. Al tiempo que admitió que la nueva devaluación del peso afectará “el turismo emisivo. El receptivo se mantiene hasta ahora como se venía cumpliendo con una ocupación del 85-90% en los primeros vuelos”.

 

En cuanto a la relación turismo emisivo y el dólar recordó que “el turismo es previsibilidad y lamentablemente lo que está ocurriendo es imprevisible. Están las personas que ya han contratado y señado y para las que ojalá no haya modificaciones”.

Declinó, en tanto, referirse a su futuro en el gobierno: “no es algo que me preocupe. Hoy hay que trabajar para que la Argentina salga adelante y Misiones rectifique el rumbo”.