El presidente del organismo recaudador provincial, que llevaba más de 20 años en ese cargo, presentó su renuncia que fue aceptada por el Gobernador Hugo Passalacqua. Dejará su cargo el 9 de diciembre y le corresponderá al gobernador entrante designar a su sucesor. Desde su asunción impulsó un cambio en la política fiscal que resultó fundamental para sanear las cuentas de la Provincia, pero que le valió críticas del sector privado. La renuncia se da luego de que el Ejecutivo derogara una resolución que había sido cuestionada por productores primarios y empresarios Pyme y de que el Presupuesto 2020 recortara atribuciones a Rentas.

 

Pasará a retiro uno de los funcionarios con impronta más fuerte dentro del Gobierno provincial en las últimas dos décadas. El contador Miguel Thomas dejará de ser el titular de la Dirección General de Rentas (DGR) el 9 de diciembre y corresponderá al próximo gobernador, Oscar Herrera Ahuad, designar a su sucesor.

Miguel Thomas fue uno de los arquitectos y brazo ejecutor del cambio en la política fiscal provincial que aplicó el gobierno de la Renovación a partir de 2003 y que resultó fundamental para sanear las finanzas provinciales que habían quedado muy deterioradas tras una década de puertismo combinado con la peor crisis que atravesó el país al menos desde la recuperación de la democracia.

 

Durante su gestión se incrementó sustancialmente la recaudación propia y la participación de esa recaudación dentro de los fondos totales que administra la Provincia. Eso permitió que muchas obras de infraestructura se concretaran y que muchos servicios se prestaran con financiamiento propio del Estado provincial.

 

Su gestión también se caracterizó por un endurecimiento del control, no solamente a través de inspecciones en las sedes de las empresas sino también a los camiones en tránsito cargados con mercadería con destino a la provincia. La extensión en la aplicación de anticipos, pagos a cuenta, retenciones y percepciones fue otra marca registrada de Thomas.

 

La aplicación de esa política fiscal dotó a la Provincias de recursos que antes no tenía, también le valió el rechazo de una parte del sector privado que considera excesiva la presión impositiva y la carga administrativa que deben asumir los empresarios para cumplir con todos los impuestos.

 

Producto de los cuestionamientos de empresarios Pyme y productores primarios, el gobernador Hugo Passalacqua derogó este año la polémica Resolución 44/18 mediante la cual la DGR pretendía unificar regímenes de retenciones y percepciones y ampliar significativamente el espectro de agentes de percepción, es decir de contribuyentes que están obligados a actuar como recaudadores en operaciones con terceros.

 

Semanas después se presentó el proyecto de Presupuesto 2020, sancionado por la Legislatura luego de un minucioso debate, que recortó las atribuciones de Rentas para modificar regímenes y alícuotas vigentes y las trasladó a la secretaría de Hacienda.

 

JRC