El gobierno nacional empuja un cambio de 180 grados en relación con la gestión anterior, con medidas favorables para la mayoría de los sectores, incluidas las provincias, donde Misiones es un distrito financieramente saneado, que le permite vislumbrar un futuro provechoso. Por Silvia Torres

El gobierno nacional toma medidas tendientes a torcer el camino trazado por el gobierno anterior, para alcanzar algunos objetivos como salir de la recesión sin emitir, acumular reservas para pagar deuda, ordenar la macroeconomía sin ajustar y dejar de subsidiar a los ricos, además de comenzar a desdolarizar las tarifas y llevar a cabo un proceso para desconcentrar la economía.

Todo un desafío gigantesco, en una Argentina en donde la concentración de la riqueza y, en consecuencia, del poder, resiste a estos intentos, desde hace décadas. El instrumento para ello es el espurio e indisimulado himeneo entre medios hegemónicos y sectores del poder judicial, cuyas manifestaciones son cotidianas en los titulares y en hechos sorprendentes, bajo una aparente inocencia. A los hechos: el aumento + bono a más de 4 millones de jubilados mereció titulares con la palabra “ajuste”; el simple acomodamiento de la cotización del dólar sobre el impuesto (retenciones) por exportaciones agropecuarias, disparó algunos tractorazos y camionetazos; que 200 terratenientes hiper millonarios deban pagar mayor porcentaje de impuestos, por sus miles de hectáreas de campos o suntuosas viviendas, fue definido como “tarifazo”; a 22 días de asumido el presidente Alberto Fernández se estrenó en Netflix, una serie sobre la muerte del fiscal Nisman, filmada y estrenada en el mundo hace tres años, que desató una vez más el debate entre suicidio y asesinato, una sospechosa incertidumbre que el “eficiente” poder judicial no puede dilucidar, como tampoco los atentados a la Amia y a la Embajada de Israel; un comentario del presidente de la Nación, acerca de que no existen pruebas de que el mentado fiscal haya sido asesinado, provoca la rápida respuesta de un fiscal –lento cual tortuga en cualquier otro evento-, aduciendo “injerencia del PE en la justicia”…

En síntesis, el ataque permanente de los poderes fácticos sobre los gobiernos nacionales y populares, que intentan la distribución equitativa de la riqueza, es de manual, mientras también tiene lugar la desvergonzada interferencia del poder imperial, pidiendo apoyo para la “democracia en Bolivia” y que Evo Morales, refugiado en la Argentina, “no abuse” de su condición de tal.

En estas condiciones, el gobierno nacional da pasos para alcanzar solidez de las finanzas públicas, el control de la inflación y acelerar los procesos que incentiven la actividad económica, para favorecer el mercado interno y las exportaciones. Ordenar la casa es prioridad para encarar la dura negociación por la escandalosa deuda externa, que pone de manifiesto la infinita voracidad del gobierno macrista-radical (hubo fuga de más del 80 %  de la misma), y la connivencia del FMI.

Las medidas que reúne la flamante Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, en el marco de la emergencia pública, crean expectativas positivas en Misiones, una provincia donde se ratificó el rumbo con la continuidad política de la Renovació, cuya acción se centró en el equilibrio fiscal, situación que se pretende profundizar mediante una amplia moratoria, que torne accesible ponerse al día a los contribuyentes.

Asimismo, el gobernador Oscar Herrera Ahuad –que junto con el titular de la Legislatura, Carlos Rovira, tomaron la decisión de congelar los sueldos de toda la estructura burocrática del estado provincial-, se propone profundizar las políticas tendientes a fortalecer al sector ganadero en procura del abastecimiento interno; de la agricultura familiar que provee alimentos frescos, quesos, panificados, etc.; el Fondo de Crédito Misiones que cumplió con el financiamiento de emprendimientos, con tasas alejadas de las escandalosas establecidas por el Banco Central, así como también, apostar a la inauguración del Puerto de Posadas, bajo gestión provincial, como aporte estructural al abaratamiento del transporte, que incentive el desarrollo industrial.

Son los objetivos propuestos que estarán acompañados por el impulso de las innovaciones en materia educativa y tecnológica, cuyas expresiones ya dan su fruto y se pretende extenderlas, para beneficio de la mayor cantidad de niños y jóvenes misioneros. En síntesis, los nuevos caminos que encara el gobierno nacional y que profundizará el provincial, transitan por dar respuestas a las necesidades del pueblo, empezando por quienes fueron privados de vivir con justicia y dignidad