Herrera Ahuad, gobernador de Misiones, mantuvo una reunión con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, para tratar la agenda del crecimiento. La prolija gestión gubernamental de la Renovación es una base valiosa para los financiamientos que se esperan. Por Silvia Torres

Mientras la Argentina –y cuando se dice Argentina se hace referencia a todo un pueblo (gente, empresas, productores, comerciantes, etc.) y sus gobiernos nacional, provinciales y municipales-, debe afrontar que 20 % del Presupuesto Nacional esté destinado a pagos de intereses de la gigantesca deuda contraída por el gobierno de la alianza macrista-radical, además de que el gobierno nacional y las provincias tratan de generar los recursos destinados a encarar el desarrollo, paralizado a niveles escalofriantes por las políticas propias del capitalismo salvaje, bautizado como neoliberalismo.

Aunque parezca redundante, vale la pena repetir que se trata de políticas que solo pretendieron concentrar la riqueza en pocas manos,  que desmantelaron las posibilidades de las pequeñas empresas y emprendimientos productivos, con lo cual destruyeron no solo los puestos de trabajo, sino también la posibilidad de ascenso social y conformación de una mayor clase media.

La deuda es la espada de Damocles para cualquier paso que se quiera dar en pos del crecimiento. Ya se conoce que los bonos argentinos, cuyas cotizaciones internacionales están por el suelo, motivan a los buitres a comprarlos por monedas, para reclamar su valor nominal en futuros juicios ante los tribunales de NY… Historia que ya conocemos.

Otra historia que ya conocemos es la descarada manipulación de la opinión pública, con un relato cínico y mentiroso, que despliegan los oligopolios de prensa: calificaron de “ajuste” los bonos para fortalecer los ingresos de los jubilados, o “tarifazo” a una adecuación progresiva de impuestos a terratenientes multimillonarios y a prestadores monopólicos del cable en la provincia de Buenos Aires. La cuestión es que los legisladores de Cambiemos/Juntos por el Cambio tienen la misión de defender los intereses de 210 super millonarios en el país.

En provincias como Misiones, en donde no abunda ese tipo de sectores concentrados, aunque sí hay grupos empresarios con no disimulada voracidad, las tensiones son menores. En la provincia de Buenos Aires operaron gigantes presiones del Grupo Clarín y de los multimillonarios terratenientes bonaerenses, para que los diputados y senadores macri-radicales, a la manera de obedientes lacayos,  defendieran a capa y espada –al punto de no dar quórum-, los privilegios de esos sectores en materia fiscal.

El caso, escandaloso por donde se lo mire y que evidencia la grieta de manera contundente, es una demostración de qué puede ocurrir en el país, si el gobierno de Alberto Fernández pretende apretar a los sectores que la juntaron con pala y la fugaron, para obtener los recursos destinados a afrontar la deuda externa, que solo los benefició, mientras millones de argentinos perdían su trabajo, se subalimentaban o pasaban hambre, morían víctimas de enfermedades para las que no habían medicamentos, etc. etc., como desastres sociales propios de situaciones bélicas.

El gobierno de Misiones continúa con su propósito de desplegar las líneas de acción que le permitan obtener financiamiento, para su sustancioso plan de desarrollo. En ese marco tuvo lugar la reunión de Oscar Herrera Ahuad y Luis Lichowski, ministro de Industria misionero junto a Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo de la Nación.

Los misioneros destacaron la necesidad de reducir los costos logísticos, para lo cual es imprescindible la puesta en marcha del Puerto de Posadas y continuar con el desarrollo del Parque Industrial lindante, que pudo captar radicaciones a pesar de la situación poco favorable de los últimos años. Se habló del programa “Industria circular”, que involucra  el desarrollo de TICs,  a través de proyectos ya en marcha como la Escuela de Robótica, la de Innovación, el Centro de Robótica Industrial y el Polo Tic Posadas. Asimismo, se planteó el potencial agregando valor a productos agropecuarios (stevia, esencias, fitoproductos, etc.), a la madera y el fortalecimiento de las pymes.

Herrera Ahuad dejó documentos con cada uno de los proyectos presentados y las necesidades de financiamiento, tanto del orden nacional como para atraer inversiones extranjeras, ya que la provincia tiene un potencial de indudable valor para las demandas no solo nacionales, sino también con destino a exportaciones. Y, si se habla de exportaciones, se habla de ingreso de dólares, el bien más escaso y el más codiciado por el país, por los compromisos de deuda que durante generaciones habrá que afrontar.