En unos 45 días saldrán a sorteo las 500 casas del plan Procrear que se construyeron en Itaembé Guazú y que jamás lograron entregarse a pesar de que estaban totalmente terminadas desde hace más de dos años.

Se trata de unas unidades muy vistosas, algunas de dos plantas, totalmente pintadas y terminadas y que tienen instalados hasta los aires acondicionados.

La novedad la confirmó a Economis, el subsecretario de Urbanismo, el escribano Luciano Scattolini, número 2 de Maria Eugenia Bielsa en el Ministerio de Hábitat y miembro del Comité Ejecutivo del Procrear.

“No será antes de un mes, deberían salir a sorteo en 45 días, vamos a publicar la convocatoria en la web del Procrear para todos los interesados que quieran anotarse, de ahí se filtrará a los que cumplan los requisitos y luego se realizará un sorteo”, explicó Scattolini.

El requisito de ingreso es tener entre dos sueldos mínimos (SMVM) de ingreso (30.000 pesos) y un máximo de ocho salarios mínimos. “No tenés que tener casa propia y tampoco podés tener antecedentes desfavorables en el sistema financiero”, explicó.

La nueva fórmula del Procrear ya no será tan generosa como la del primer programa que lanzó Cristina Fernández durante su segundo mandato como Presidenta en 2012, donde había una tasa fija en pesos.

La cuota no se “derrite” pero ajusta con fórmula más benigna que UVA

Esto implica cuotas fijas en un contexto de alta inflación, lo cual hace que lo que vamos pagando mes a mes se va “evaporando” por efecto de la fuerte suba de precios.

“El país ya no es el de aquel entonces, no hay recursos para eso y entonces hay que encontrar una fórmula acorde a los tiempos”, dijo Scattolini.

“Tampoco podíamos volver hoy al Procrear que tenía tasa fija al 5 o 7 por ciento porque esta es otra Argentina, (el Gobierno de Alberto Fernández) la recibió endeudada con todas las restricciones económicas y financieras que ya sabemos que tenia el país y donde la tasa promedio de referencia en el sector esta por arriba del 35 por ciento”, señaló.

Tampoco la “pesadilla” de los UVA

Pero eso sí, la nueva fórmula no tendrá nada que ver con la pesadilla de los créditos UVA, cuyo capital (y cuotas) siguió aumentando al ritmo de la corrida del dólar y la disparada de la inflación.

“Seguimos analizando cómo podemos atender las demandas de esas familias que accedieron al crédito con UVA en el Gobierno anterior, estamos buscando una solución, no es facil porque acá hay regulaciones que hay que atender” explicó Scattolini.

Un ajuste atado a la evolución de los salarios

La fórmula que encontraron en el Procrear fue descartar el otorgamiento de un crédito hipotecario con tasa en pesos del 24% (dieron líneas a esa tasa de interés, para pequeños créditos destinados a reformas y obras menores en los hogares), porque aún así la fórmula les arrojaba que se necesitaban ingresos desde 200.000 pesos para acceder a las casas, ya que las cuotas a pagar rondaban los 70.000 pesos.

La solución fue utilizar una fórmula de ajuste del capital similar al UVA, pero en lugar de atarlo a la inflación (que es como atarlo a las crisis argentinas, corridas cambiarias y dólar), la fórmula está atada a la evolución de los salarios.

Es decir, aumenta si a la economía del país le va bien. Y no como el UVA, que se disparó en plena crisis y suba del desempleo.

“Creamos la formula hogar que es de acuerdo a la variación del salario. Si el salario aumenta y hay un aumento de la variación de salarios que mide el INDEC, la cuota va aumentar”, explicó.

“Si en algún mes el salario aumenta por sobre el CER (inflación), más del 2 por ciento, en ese caso no aumenta por salarios sino por CER. Siempre se toma lo que sea mas favorable para el tomador del crédito”, señaló.