Misiones se encuentra a un paso de coronar un viejo anhelo: convertirse en Área Aduanera Especial, con dictamen formará parte del proyecto de Presupuesto nacional 2021. Con la visita del Presidente, además, se comenzará a diseñar la estrategia electoral del año próximo. América Latina despierta. Por Silvia Torres

La provincia de Misiones está a un paso de alcanzar uno de sus logros estratégicos más ansiados, convertirse en Área Aduanera Especial, en virtud de su condición de zona de frontera por lo que padeció eternamente los impactos negativos de las profundas asimetrías con los países vecinos. El proyecto tuvo el apoyo de los legisladores misioneros, excepto del macri-radical Luis Pastori, que de nuevo vota contra los intereses provinciales, como cuando se trató la quita de impuestos a los combustibles (ITC) a la provincia, durante el gobierno anterior, en el que el diputado era oficialista.

El proyecto se incorpora como artículo 124 a la ley de Presupuesto nacional 2021 y contempla una serie de beneficios para la actividad económica local: reducción de alícuotas de IVA, de Ganancias y aportes de la Seguridad Social, también serán beneficiadas las empresas que se dediquen a exportaciones de bienes y servicios con eximición de impuestos nacionales, lo que convertiría a Misiones en la puerta de las exportaciones para todo el Mercosur. Para todo ello se creará el Polo de Desarrollo Productivo, Tecnológico y Exportador de la Provincia de Misiones.

Asimismo, también se lanzó el Campaña Nacional para el Abordaje Integral del  Dengue, que contó con la presencia del ministro del Salud de la Nación, Ginés González García, quien también anunció que “noviembre será el mes de la vacunación” en todo el país, para superar la intermitencia de los cuatro años anteriores y que atenta contra la inmunización de la población de enfermedades que ya estaban erradicadas. Otro anuncio fue la inversión de mil millones de pesos para terminar las obras del Instituto Nacional de Medicina Tropical, creado por Fernández de Kirchner, en Puerto Iguazú, en tanto que el gobernador Herrera Ahuad puso en conocimiento los trabajos que se llevan a cabo para el proyecto de mosquitos estériles, que ya se comienzan a liberar.

Nuevos aires soplan en América Latina, además del sustancial cambio político en Argentina con el FdeT gobernando desde diciembre pasado, con las elecciones en Bolivia que, por amplio margen, repusieron al MAS en la conducción del Estado, luego del golpe ocurrido en octubre del año pasado, sobre lo cual se sumó ayer el plebiscito chileno para definir si se reemplazaba o no la Constitución Nacional, impuesta por la ex dictadura pinochetista, ganando la opción a favor de su reemplazo. En tanto, a nivel nacional, el Gobierno apunta sus cañones a controlar las presiones devaluatorias que, de tener éxito, provocarían una catástrofe mayor sobre salarios y sobre la vida de millones de argentinos que deben recibir auxilio del Estado para sobrevivir.  

Los efectos de la pandemia sobre la situación económica-social no son mucho más dramáticas que las vividas por los argentinos en otras etapas de su historia, incluido el período macri-radical 2015-2019 cuando, sin pandemia y con endeudamiento feroz, hubo récord de inflación (53,4% en 2019), aumento de la pobreza (27 % 2015; 40,1 % 2019; 35 %, 1r Trimestre 2020; 47 %, 2do Trimestre 2020 y bueno es tener en cuenta que Kirchner asumió con 70 % de pobreza), desocupación (6,7 % diciembre 2015; 13 % en diciembre 2019). La OIT prevé que la región más afectada por la pandemia será América Latina, en donde ya se registra una caída de 21 % de las horas trabajadas.

Así las cosas, y cuando todavía no es posible negociar la segunda etapa de la gigantesca deuda macri-radical contraída con el FMI, el gobierno nacional despliega no solo acciones tendientes a cuidar la salud por la pandemia, sino a elaborar programas conjuntos con provincias y/o por regiones tendientes a acelerar los procesos para  reactivar la economía y crear puestos de trabajo. Es por ello que continúa la aplicación de los ATP, la condonación y/o refinanciación de pasivos financieros de grandes empresas y pymes, créditos blandos, subsidios, etc. tanto para sanear las economías de las empresas, como para para fomentar el consumo.

Así las cosas, con una realidad dura por hechos fácticos no exclusivos de la Argentina sino que ocurren en todo el mundo por efecto de la pandemia –además de hechos, declaraciones y prédica mediática destituyentes-, no se pueden desconocer los esfuerzos del gobierno nacional por reconstruir los cimientos de la Argentina, pulverizados por el neoliberalismo de JxC, para avanzar en el desarrollo económico-social. Un camino en el que se sumó la provincia de Misiones, mediante una administración eficiente y a un paso de lograr los instrumentos que le permitirían su definitivo despegue. Solo se debe esperar que ese despegue sea la herramienta para erradicar los  bolsones de desigualdad y pobreza y no que solo vaya a concentrarse en manos de  pocos.