La última sesión del concejo deliberante de Campo grande trajo mucha controversia y malestar social ya que los concejales Jorge Da Cruz, Andrea Gallardo, Fabiana Morínigo, Arnoldo Dolinski y Juan Krayeski decían estar a favor de las dos vidas, pero a la hora de emitir sus votos fueron por la negativa.

Con un dolor profundo comunicó que no se ha dado curso al proyecto de declarar a Campo Grande Pro-Vida. El único que me acompañó fue el concejal Klimiuk, expresó Zapaya quien es concejal de Campo Grande.

Zapaya lamentó lo sucedido con una publicación que sacó a la luz la postura de los otros miembros del cuerpo y generó un debate de los campograndences “A gritos pedimos que voten con el corazón, dejando de lado la política y cuestiones de protagonismo. Si bien se manifestaron a favor de la vida, no lo acompañan por respeto a los que piensan diferente. No entendieron mi exposición de que hoy tenemos que tener coraje y voluntad para expresar lo que sentimos, de que el pueblo con su voto nos colocó en este lugar y que debemos votar con el corazón las cuestiones sagradas. Se lamentó”.

“A gritos pedimos que voten con el corazón, dejando de lado la política y cuestiones de protagonismo” y en la misma línea continuó “Sinceramente me fui muy triste porque si decidí ocupar una banca fue para pelear por esto tan sagrado como defender la vida.

Concejales tibios

Según el argumento de los ediles su voto negativo fue por respeto a los que piensan diferente y por ello no se lograron los votos necesarios para que sea ciudad Pro-vida. Todos los concejales responden directamente al intendente Carlos Sartori y vale destacar que la concejal Andrea gallardo desempeña en el hospital local, Fabiana Morínigo cumple funciones en el Instituto de previsión social “IPS” y Krayeski Juan Mario es un miembro de la UDPM, los famosos chalecos azules pero esta vez lejos de los pañuelos celestes.