Los mandatarios coincidieron en la necesidad de focalizarse en los temas de interés común. Fernández habló de avanzar en temas vinculados a la seguridad y al medio ambiente. Bolsonaro, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de potenciar el turismo. Brasil es el principal socio comercial de la Argentina.

La fecha ayudó para romper el hielo: que el 30 de noviembre se conmemore el Día de la Amistad Argentino-Brasileña fue la “excusa” ideal para que Alberto Fernández Jair Bolsonaro, después fuertes cruces basados en dos visiones del mundo completamente distintas, pudieran tener su primera charla por videoconferencia desde la residencia de Olivos. Es que hace 35 añosRaúl Alfonsín y José Sarney sentaron en Foz de Iguazú las bases del proyecto integrador más importante de la región que en 1991 derivó en la creación del Mercosur.

Del encuentro remoto entre ambos mandatarios  también participó el propio expresidente de la restauración democrática brasileña José Sarney. El jefe de Estado argentino afirmó: “Es un día muy importante para Argentina y Brasil y para todo el continente” porque “por primera vez empezó a pensarse en la integración” y agregó: “Celebro este encuentro para darle al Mercosur el impulso que está necesitando y es imperioso que Brasil y Argentina lo hagan juntos”.

Además, el mandatario argentino bregó por dejar “las diferencias del pasado y encarar el futuro con las herramientas que funcionen bien entre nosotros” para “potenciar todos los puntos de acuerdo”.

En cuanto a la cooperación bilateral entre ambos países, Fernández indicó: “Seguimos avanzando en materia de seguridad y fuerzas armadas, y tenemos que trabajar juntos en el tema ambiental, que es un asunto que nos preocupa mucho. Debemos hacer un acuerdo de preservación”. Y añadió: “Tenemos oportunidades en el desarrollo para proveer de gas a Argentina y a Brasil”. Por su parte, el jefe de Estado brasileño destacó que “el Mercosur es nuestro principal pilar de integración”, al tiempo que pidió generar “mecanismos más agiles y menos burocráticos” en el marco del organismo multilateral. 

También expresó su voluntad de avanzar en áreas de interés común, “en especial, en el ámbito del turismo”.

Agregó Bolsonaro: “Nuestras fuerzas armadas tienen una excelente integraciónFortaleceremos nuestra integración en las industrias de la defensa y avanzaremos en la lucha contra el narcotráfico y el crimen trasnacional”.

El presidente argentino estuvo acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y el embajador argentino ante Brasil, Daniel ScioliPor parte de Brasil, participaron el titular de la cartera de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Flavio Viana Rocha. Brasil es el principal socio comercial de Argentina, y la cooperación bilateral también se da en ámbitos como el de la salud pública, para el que el país vecino permitió de manera excepcional la exportación de Midazolam, un insumo crítico para el tratamiento de pacientes con coronavirus en estado grave.

En el cierre de la ceremonia, el ex mandatario brasileño, José Sarneydeseó “éxito en el gobierno” al presidente Fernández y explicó: “Esta fecha fue elegida para recordar el comienzo del Mercosur, donde estábamos en búsqueda de crecer y formar un grupo competitivo a nivel internacional para ampliar la integración de nuestros países”.

Un 30 de noviembre de hace 35 añosRaúl Alfonsín y José Sarney sentaron en Foz de Iguazú las bases del proyecto integrador más importante de la región. Así nació la dinámica que en 1991 daría lugar al Mercosur.

Página/12