El cierre de frontera favoreció a la provincia, que pidió a Nación -sin éxito- una consideración impositiva para sostener este escenario. Corrientes respaldó veto presidencial y empresarios de Chaco piden “una reforma laboral urgente”.

Mientras que Misiones cerró 2020 con un excelente “boom” comercial y vislumbra un panorama similar para los primeros meses del año, Chaco y Corrientes fueron el contraste, según lo indicaron los presidentes de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, el titular de la Federación Económica (FeChaco), José Luis Cramazi, y el secretario de la Federación Económica de Corrientes (FEC), Jorge Gómez.

El presidente de la CEM, dijo que si bien fue un año atípico y complicado, el análisis local da un resultado auspicioso para Misiones y que quedó demostrada la fortaleza de la economía local cuando puede competir sin desigualdades manifiestas como la tributaria paraguaya y la fortaleza económica de Brasil. Esta situación favorable para Misiones se da en un contexto de pandemia, con las fronteras cerradas.

Cabe acotar que las provincias percibieron en 2020 recursos por $1.950.020,7 millones en concepto de coparticipación Federal de Impuestos, con un incremento del 32,26% respecto de los recursos recibidos en 2019.

Haene entiende que este beneficio no durará, porque en algún momento reabrirán las fronteras y para ese momento, “Misiones deberá tener una consideración especial de parte del Gobierno nacional porque se demostró con contundencia que cuando están dadas las condiciones, la economía de Misiones crece a pasos agigantados”, sostuvo. De hecho, esta provincia tenía la promesa de la reglamentación de una zona aduanera especial, pero fue vetada por el presidente Alberto Fernández.

“Los porcentajes de recaudación y ventas son la clara muestra de lo que le plantea la Provincia al Gobierno Nacional”, dijo, para descartar que la compensación sea a través de la reglamentación del artículo 10 de la Ley de Pymes (establecía otorgar beneficios impositivos, con un tratamiento impositivo tributario, financiero y en combustibles. A las localidades fronterizas y que no fuera reglamentada durante el gobierno de Macri) o de una rebaja del Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC).

Corrientes, a favor del veto

Por su parte, el secretario de la entidad que reúne a los empresarios y comerciantes correntinos sostuvo que apoya el veto presidencia del artículo 124 del Presupuesto nacional 2021 que establecía una zona de baja de impuestos o aduanera para la provincia. Si bien aclaró que su apoyo es “en forma personal”, no puede abstraerse de su función como secretario de la Federación Económica de Corrientes. “El pedido de Misiones de promoción con rebaja de impuestos nacionales vetado por el presidente habría que haberlo estudiado muy detalladamente. La ley planteaba zona franca cuando en realidad se solicitaba una zona aduanera especial, son cosas totalmente diferentes porque para ser zona franca especial se debería haber elaborado productos en esa zona para la exportación porque cuando se ingresa desde algunas zonas especiales al país se pagan los mismos impuestos”, marcó.

Para Gómez “no fue muy inteligente cómo Misiones encaró el tema. Si Misiones hubiera logrado la ley en vez de tener dos provincias complementarias en sus producciones como lo son Corrientes y Misiones, todas las empresas correntinas ubicadas en ciudades cercanas y con producciones en Misiones se hubieran trasladado a esa provincia, por eso la ley en vez de ser complementaria se transformaba en competitiva y, por supuesto que esto motivó que las provincias como Corrientes, Chaco, Formosa levantaron la mano para tener el mismo beneficio”.

Al mismo tiempo cuestionó que el pedido de Misiones se haya incluido en el Presupuesto Nacional. “No debería haberse tratado en la ley de Presupuesto porque plantea lo que se va a gastar y este artículo en cuestión no presuponía cuánto se iba a erogar para la instalación de la zona aduanera, es decir no estaba incluido el costo operativo”, enfatizó.

En otro orden el dirigente empresarial Jorge Gómez aseguró que las actividades primarias en esta provincia no se paralizaron durante 2020. “Fue un año complicado por la pandemia y la situación económica pero sus actividades industriales como la maderera, la yerba o el arroz no se paralizaron”, dijo.

Consultado sobre si el cierre de las fronteras con Brasil y Uruguay que hace que los ciudadanos no puedan egresar ni ingresas por compras, el dirigente empresarial dijo que “no sé hasta donde la Argentina fue beneficiada con el cierre de frontera como lo plantea Misiones, con un país devaluado. Me pregunto si no le hubiera convenido, por ejemplo, a la provincia de Misiones que la frontera esté abierta con un país devaluado como el nuestro donde a los ciudadanos brasileño y paraguayo les conviene venir a comprar”.

Chaco, golpeada

El presidente de FeChaco, José Luis Cramazzi, dijo que la pandemia golpeó aún más a la economía chaqueña. “No podemos hacer una evolución positiva, hay sectores que hasta hoy no se pudieron recomponer”, aseguró.

El sector agropecuario estuvo muy golpeado ya que además de la sequía que afectó las campañas de girasol y trigo, hubo grandes pérdidas en el sector ganadero. En ese sentido dijo que hay rubros que desde el 15 de marzo no se reactivaron mientras otros que tuvieron bajas de hasta un 25%. “Algunos que se mantuvieron”, graficó. El empresario pidió que Nación convoque a los gobernantes del NEA y NOA, a los sindicalistas y al empresariado para, juntos, analizar cómo trabajar después de la pandemia. “Mientras no haya una reforma laboral para creación de nuevos empleos, no habrá seducción hacia las Pymes”, advirtió.

“Hoy un país con una inflación anual cercana al 40 por ciento, con una carga tributaria muy alta y sin financiación para las Pyme que generan el 64 por ciento del trabajo genuino es inviable”, sostuvo. Cramazzi dijo que “en Chaco necesitamos un fuerte programa de incentivación para la radicación de nuevas industrias. La reunión de gobernadores del Norte grande es fundamental porque si se comienza a trabajar juntas las diez provincias podremos lograr las ventajas comparativas como las tiene el país central. Hoy seguimos teniendo dos argentinas”.

Fuente: Ámbito