Tras más de diez años de trabajo y 70 años de extinción en la Provincia de Corrientes,  el yaguareté vuelve a caminar libre por los suelos de Iberá. Así lo informaron la  Administración de Parques Nacionales, la provincia de Corrientes y la Fundación  Rewilding Argentina.  

El proyecto es único e inédito. Por primera vez en el mundo se intenta devolver a  este gran felino a un ambiente donde el hombre lo ha exterminado.  

Los primeros en salir de los enormes corrales del Centro de Reintroducción de  Yaguareté en el gran Parque Iberá fueron los cachorros Karai y Porã, nacidos a  mediados de septiembre del 2020, y su madre Mariua. La familia se desplaza ahora a  sus anchas en el humedal correntino donde alguna vez reinó y donde, si todo marcha  bien, volverá a dominar el paisaje.  

El retorno del yaguareté a Corrientes es una decisión de los Estados argentino y de  Corrientes y fue ejecutado con la colaboración de la Fundación Rewilding Argentina,  que ya ha reintroducido en Iberá (o está en proceso de hacerlo) a otras especies  como el venado de las pampas, el oso hormiguero gigante, el guacamayo rojo, la  nutria gigante o el pecarí de collar.  

Sin embargo, el proyecto nunca podría haber visto la luz si no fuera por el  involucramiento del pueblo correntino en general y los habitantes del Iberá en  particular. Es que el yaguareté ha sido un elemento destacado de la cultura de estas  tierras y el correntino se identifica con la bravura, el orgullo y el espíritu libre de  este magnífico animal

Sin dudas este evento será reconocido internacionalmente  como una hazaña correntina, que devuelve al ecosistema a una especie clave desde  el punto de vista ecológico, pero también a un ícono cultural que ayudará a  mantener vivo al espíritu de los esteros.  

El anuncio de la liberación lo realizó el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible  de Argentina, Juan Cabandié, quien mencionó “hoy hemos dado otro gran paso para  la preservación del yaguareté en Iberá. Mariua, Karai y Porã fueron liberados y ya se  encuentran en su hábitat natural. Cuidar al yaguareté es una responsabilidad de  todos y de todas”. 

Cabandié también recordó que el yaguareté se extinguió en esta  región hace 70 años.  

Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes resaltó la significancia mundial de esta  hazaña correntina y la importancia que tiene el retorno del yaguareté para las  economías locales de Iberá. Y sostuvo, ¨el yaguareté es sinónimo de desarrollo local,  de empleo genuino, de economías pujantes que reviven gracias al turismo de  naturaleza en el Gran Parque Iberá”. 

Por su parte, Sofía Heinonen, directora ejecutiva de la Fundación Rewilding Argentina  señaló que “la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado al período  2021-2030 como la Década de la Restauración, y en Argentina no podría haber  comenzado de mejor manera, reintroduciendo por primera vez en Latinoamérica a  un depredador tope que habíamos hecho desaparecer. El daño que hemos hecho a los  ecosistemas naturales es de tal envergadura que la ONU nos señala que ya no alcanza  con la conservación tradicional, con resguardar lo que aún queda en pie. Llegó la  hora de recuperar los ambientes y las especies perdidas, y de eso trata el Rewilding”.  

El yaguareté es el mayor carnívoro sudamericano y ha sufrido una retracción  alarmante en los últimos dos siglos. En Argentina ha perdido más del 95% de su área  de distribución y hoy solo sobreviven entre 200 y 300 ejemplares. Es una especie  catalogada como En Peligro Crítico de Extinción. Sebastián Di Martino, Director de  Conservación de la Fundación Rewilding Argentina señala que “los depredadores tope  son especies clave en los ecosistemas. Cuando desaparecen, los ambientes naturales  se degradan e incluso colapsan. Y ahí es cuando se empiezan a acentuarse las crisis  ambientales como el cambio climático, la contaminación del agua y el aire, la  pérdida de los suelos o la aparición de pandemias. Devolver al yaguareté allí donde  se ha extinguido tiene que ver con nuestra propia supervivencia”.  

El sueño de la creación de un gran parque nacional y provincial comenzó hace más de  20 años, y la vuelta del yaguareté ya lleva 10 años de intenso trabajo. En palabras de  Heinonen “esto recién comienza, vamos por el buen camino, con el gobierno nacional  y de la provincia de Corrientes poniéndose al frente de la recuperación de nuestros  ambientes, que es algo a destacar. Pero queda aún mucho esfuerzo por delante. Hoy  es un día de festejo, un día histórico para la conservación en Argentina. El retorno  del yaguareté es un símbolo de la recuperación de lo que hemos perdido, el  Rewilding tiene que marcar la agenda conservacionista de ahora en más”.  

Mientras tanto, ajenos a semejante repercusión, la familia integrada por Karai, Porã  y Mariua deambula de vuelta por los salvajes dominios donde una vez su especie  reinó y donde hoy, gracias al esfuerzo de muchos, está retornando.