En apenas dos semanas, los estados de Santa Catarina, Paraná y Rio Grande do Sul, en Brasil, sumaron 200 mil contagios de coronavirus. Es el peor momento de la pandemia en el sur brasileño que no encuentra ninguna barrera que frene la expansión. 

Lo mismo sucede en Paraguay, donde los médicos están pidiendo en tono desesperado una cuarentena estricta de dos semanas para salir del colapso sanitario en hospitales y servicios de salud. 

Paraná y Santa Catarina tienen hospitales repletos. El drama es enorme.

Porto Alegre, la capital del estado de Rio Grande do Sul registró un aumento de 55,3% en los funerales de febrero en comparación con el mismo mes de los últimos cinco años. Fueron  1.143 entierros o cremaciones— 40,8 por dia — contra 736,2, en promedio entre 2016 y 2020.  

En Río Grande do Sul las autoridades médicas no dudan en calificar a este momento como el peor desde que el coronavirus fue detectado.  Febrero fue también el mes en que por primera vez, el mapa de distanciamiento controlado tuvo bandera negra en todo el estado. 

En Santa Catarina la situación no es mejor. Por estas horas hay 244 pacientes en lista de espera por una cama de terapia intensiva para tratamiento de Covid-19. 

El colapso obedece a la acelerada expansión de los contagios: en las últimas dos semanas se registraron 200 mil casos del sur de Brasil. 

En Paraguay la situación es igual de compleja. La presidenta del Círculo de Médicos de Paraguay, Gloria Meza, dijo hoy que se necesita una cuarentena total por al menos dos semanas ante el colapso en hospitales por casos de covid-19, informó la prensa local.

“Colapsamos en los hospitales, colapsamos en las ambulancias y en la parte de provisión de medicamentos. Colapsamos en todo (…) Se debe imponer un retroceso total, llevar a una fase cero nuevamente por lo menos dos semanas, de manera que se alivie un poco esta situación, o si no iremos de mal en peor”, dijo Meza al diario ABC Color, citado por la agencia Sputnik.

La médica señaló que los funcionarios sanitarios no dan abasto en los hospitales, ya que no alcanzan las ambulancias y tampoco se cuenta con los suficientes insumos ni medicamentos.

“Estamos tratando de resolver los problemas como podemos, ¿qué pasaría si decimos que no podemos resolver y nos vamos a casa? Así como lo harán los transportistas, que irán a huelga porque necesitan un mayor subsidio. Nosotros no tenemos seguros médicos, no se nos paga el subsidio por trabajo insalubre, tenemos un salario miserable, ¿qué es lo que podemos hacer?”, agregó.

Este miércoles, familiares y funcionarios del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente Juan Max Boettner protestaron frente al edificio por supuesta falta de medicamentos necesarios para el tratamiento de los enfermos de covid-19.

Paraguay confirmó el martes 161.530 casos de covid-19 y 3.218 fallecidos desde el inicio de la pandemia.