Con un profundo espíritu humanista, este sábado se realizará en la plaza San Martín de Posadas el Primer Encuentro Intercultural, reuniendo gastronomía, música y danzas en un espacio para compartir con la sociedad y emitir un mensaje de hermandad y unión entre los pueblos

“Este encuentro viene a sumar fuerza a la cultura de todos, pero sin perder la identidad de nadie”, resumió el ministro de Cultura Joselo Schuap en una cita informal con los organizadores y participantes del Primer Encuentro Intercultural de Migrantes. El mismo se desarrollará este sábado en la plaza San Martín de Posadas, organizado por la Pastoral para migrantes y refugiados que coordina Lilian Beck en el marco de la Congregación San Pedro de la Iglesia Luterana, en conjunto con la organización de apoyo al migrante “Arepa Viva”, que preside José León Toro Mejías. Trabajando en conjunto, hace tres meses diseñaron el programa “Espacios de Encuentro”, una de cuyas materializaciones es esta jornada en la plaza.

“Vengo a traer el beneplácito desde el Ejecutivo Provincial y la Cámara de Representantes de que este encuentro se realice y que suma fuerzas a otras fiestas que tenemos en la provincia, como el festival ‘Raíces’ o la Fiesta de los Inmigrantes”. Sin embargo, este espacio que se abre busca nuclear además a corrientes migratorias más nuevas, como los senegaleses, nigerianos y venezolanos, como también a comunidades invisibilizadas, como la de los laosianos. “Las personas que están aquí llegaron por diversas razones. Los que hemos viajado sabemos lo importante que es que alguien en otro país te abra las puertas de su casa y su corazón. Ese es el espíritu de este encuentro”, expresó Schuap.
Migrantes
Toro Mejías explicó que ya hace cuatro años que están trabajando en la provincia asistiendo a los migrantes. La palabra migrantes reúne los conceptos de inmigrante (el que viene) y emigrante (el que se va). “Con ese término abarcamos a todo aquel ciudadano que está en condición de movilidad o bien que hace menos de un año está en un lugar”, explicaron los organizadores. Y detallaron que el encuentro en la plaza surge de ver que “hay aspectos que reforzar. Por eso lo vemos como un espacio de encuentro con las migraciones antiguas (como la japonesa o la alemana), con las más nuevas (como la senegalesa o las latinoamericanas). Y entre todas tener un intercambio con los vecinos de Posadas. Queremos que el migrante no sea visto como una persona que lleva una carga de necesidades solamente, sino que aporta a las sociedades a las que llega, con su trabajo y también con su cultura”.


Una fiesta para el conocimiento mutuo
La fiesta que tendrá lugar en la plaza reunirá a 15 colectividades asiáticas, africanas, europeas y por supuesto, latinoamericanas, a partir de las 18 hs. Las colectividades “vendrán con sus platos típicos, sus trajes y su música, a compartir con los que se acerquen, sabiendo que esta tierra colorada abraza a todas las culturas”, expresó Lilian Beck, deseando que ‘hayan otros encuentros como éste”. Además de los puestos con comida y artesanías, habrá un escenario para mostrar artistas de muy diferentes procedencias.

“Esta fiesta que vamos a hacer es el resultado de muchos encuentros. El proceso que nos trajo hasta aquí ha sido muy interesante”, comentó Ana Liz Gross, integrante de la pastoral. “Cada una de las reuniones fue un espacio de reconocimiento, entre las primeras corrientes inmigratorias, hasta las más nuevas. Y llegamos a la conclusión de que todos somos de la tierra; ese es nuestro slogan”, afirmó.
Coincidió con ella la colombiana Ana Lucía Gutiérrez, quien hace cuatro años que está en Misiones, y recién ahora está tomando nota de otros colombianos que también viven en la provincia. “Conocernos nos permite ayudarnos”, aseguró.

También es un orgullo para los laosianos presentarse por primera vez ante la sociedad como representantes de su cultura, a pesar de que llegaron a Misiones en el año 1979, como refugiados. “Estamos un poco nerviosos, pero muy felices. Esperamos que se repita esta oportunidad”, dijeron mientras invitaban a este evento que pretende emitir un mensaje de hermandad y unión entre los pueblos.